SEGÚN LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS), LAS MALOCLUSIONES OCUPAN EL TERCER LUGAR DE PREVALENCIA DENTRO DE LAS PATOLOGÍAS EN SALUD

 

Material proporcionado por:

Dr. Luis Daniel Medina Vega
Especialista de Primer Grado en Cirugía Maxilofacial. Hospital Arnaldo Milián Castro. Villa Clara. Cuba. Profesor de Cursos Nacionales e Internacionales de Cirugía oral e Implantología Oral.
Dra. Jenny Martín Pino
Doctora en Estomatología. Clínica Estomatológica 'Celia Sánchez Manduley'. Santa Clara. Villa Clara. Cuba.
Dr. Ernesto Márquez Rancaño
Especialista de Segundo Grado en Cirugía Maxilofacial. Hospital Arnaldo Milián Castro. Villa Clara. Cuba. Profesor Auxiliar. Profesor de Cursos Nacionales e Internacionales de Cirugía oral e Implantología Oral.
Dr. José Julián concepción Guzmán
Especialista de Segundo Grado en Cirugía Maxilofacial. Hospital Arnaldo Milián Castro. Villa Clara. Cuba. Profesor Auxiliar. Profesor de Cursos Nacionales e Internacionales de Cirugía oral e Implantología Oral.
Dr. José Felipe Basalto Varela
Especialista de Cirugía Maxilofacial. Presidente de la Sociedad Cubana de Cirugía Maxilofacial.
Dr. Juan Ramón García Rivero
Residente de Cirugía Maxilofacial. Hospital Arnaldo Milián Castro. Villa Clara. Cuba.

Introducción:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las maloclusiones ocupan el tercer lugar de prevalencia dentro de las patologías en Salud 1 .Todos los dientes incluidos con valor estético y funcional deben colocarse en la arcada, siempre que esto no exija maniobras peligrosas para los dientes vecinos y tengamos o podamos obtener el espacio adecuado para ubicarlo. 2

Cuando la posición anormal del tercer molar es el obstáculo a la correcta erupción del segundo molar, puede solucionarse el problema con la extracción de dicho cordal y el seguimiento de la erupción de segundo molar; sin embargo esta maniobra no siempre es suficiente y entonces debe realizarse la movilización quirúrgica del molar impactado o la movilización ortodóntica con o sin la extracción del tercer molar adyacente 3-4 .

Cuando fracasa el tratamiento conservador; otras opciones de tratamiento serían la extracción del segundo molar impactado para permitir la erupción del tercer molar en el lugar del diente extraído 2 ; pero no deben obviarse los estudios de diagnósticos ortodónticos realizados en la población cubana que muestran probabilidades casi nulas de erupción de los terceros molares inferiores 5-6 .

La reubicación dentaria es una técnica recomendada cuando el diente incluido tiene al menos dos tercios de raíz formada. Con las raíces completamente formadas las posibilidades de éxito decrecen. Su finalidad se basa en mover quirúrgicamente el diente incluido hasta su posición normal en el arco pero manteniendo la vitalidad pulpar. En esencia, se basa en variar la inclinación del eje mayor de un diente retenido sin dañar su paquete vasculonervioso 4-7 .

El porcentaje de éxito de la técnica será mayor cuanto menos sea la distancia que hay que movilizar el diente, los de ápices abiertos o en vías de cerrarse toleran mejor el movimiento. 2-3-4

La reubicación se indica en dientes parcialmente incluidos en su espacio alveolar pero con muy mala posición y cuando se supone que el tiempo de tracción ortodóncica va a ser muy largo o ineficaz. Esta técnica es ideal cuando se descubre un segundo molar apoyado sobre el primer molar inferior 3-4 .

A continuación presentamos un paciente al que se le realizó dicha técnica, inusual en nuestra práctica diaria, pero con resultados alentadores.

Presentación del caso:

Se presenta un paciente masculino, 19 años de edad con antecedentes de salud que acude a consulta remitido por estomatólogo general presentando impactación dentaria de 3.7 y 3.8. Al examen clínico y radiográfico (figura1) se detecta: 3.7 retenido mucoso parcial y mesioangular, 3.8 retenido intraóseo.

Figura 1: Radiografía periapical preoperatoria que muestra la impactación del segundo molar y la retención intraósea del tercer molar.

Una vez estudiado el caso se decide realizar exéresis quirúrgica cuidadosa de 3.8 y seguidamente reubicación de 3.7 en posición funcional, para lo cual se eliminó el hueso necesario distal al 3.7, se elevó suavemente el molar hasta su posición oclusal ideal (figura 2), rellenándose el espacio mesial con hidroxiapatita unida al hueso retirado distal triturado (figura 3) y colocando y estabilizando una membrana reabsorbible (figura 4); posteriormente se sutura el colgajo vestibular. Como indicaciones postoperatorias elegimos: antibióticoterapia, antinflamatorios, colutorios antisépticos y dieta blanda durante 21 días.

Figura 2: Segundo molar llevado a posición funcional.

Figura 3: Defecto mesial rellenado con hidroxiapatita y hueso autólogo.

Figura 4: Membrana reabsorbible colocada sobre el defecto mesial rellenado.

Se evoluciona el caso clínicamente (figura 5) y a través de controles radiográficos (figura 6) al año de realizada la intervención; no se detectaron afectaciones pulpares, periodontales ni periapicales y sí una óptima funcionabilidad.

Figura 5: Oclusión estable trascurrido un año de la intervención.

Figura 6: Radiografía control trascurrido un año de la intervención.

Comentario Final:

En el caso presentado hemos hecho uso de la regeneración tisular guiada logrando el relleno del defecto óseo y regeneración funcional del aparato de soporte con un material aloplástico como la hidroxiapatita y hueso autólogo de la cuña ósea de la ostectomía distal 8 .

El uso de la membrana periodontal reabsorbible cumple su función de barrera evitando que tejidos como el epitelio y el tejido conectivo gingival migren hacia la superficie radicular y se produzca una repoblación de fibroblastos del ligamento periodontal, debido a que provee estabilidad entre la barrera y el colgajo favoreciendo la migración de los fibroblastos para formar nuevo tejido periodontal. 9-10

La reubicación dentaria constituye una alternativa terapéutica que debe ser tenida en cuenta ante casos similares de retención, donde el tratamiento ortodóntico-quirúrgico de molares inferiores suele ser complejo por las dificultades del movimiento en ellos.

Bibliografía

• Quiroga Cárdenas MM. Prevención de anomalías dentomaxilofaciales. Rev Federac Odontol Col Oct 2001-Feb 2002; 201.

• Gay Escoda C, de la Rosa Gay C. Dientes incluidos. Causas de la inclusión dentaria. Posibilidades terapéuticas ante una inclusión dentaria. En: Gay Escoda C, Berini Aytés L. Cirugía bucal I. Madrid: ERGON. 1999.

3. Naranjo Restrepo RF, Eugenia Ordoñez D, Díaz Logreira FJ. Evaluación clínica y radiográfica de autotransplantes y reposiciones dentales 1994-1997. Rev Fac Odontol
Univ Antiquia 2002. 13 (2).

4. Infante Cossío P, Romero Ruiz MM, González Fournier R. Consideraciones generales del tratamiento ortodóntico-quirúrgico de los dientes incluidos. En: Gutiérrez Pérez JL. Interrelación entre Cirugía y Ortodoncia. Madrid: SmithKline Beecham. 1999.

5. Céspedes Isasi R, Diez Betancourt J, Carbonell Camacho O, González Piquero G. Terceros Molares. Diagnóstico ortodóntico. Rev Cubana Ortod 2000; 15(1):39-43.

6. Rodríguez Calzadilla OL. Municipio Güines exéresis de implantaciones dentarias complejas. Presentación de 3 casos. Rev Cubana Estomatol 1999; 37(3):253-6.

7. Gay Escoda C, Mateos Micras M, España Tost A, Gargallo Albiol J. Otras inclusiones dentarias. Mesiodents y otros dientes supernumerarios. Dientes temporales incluidos. En: Gay Escoda C, Berini Aytés L. Cirugía bucal II. Madrid: ERGON. 1999.

8. Ardila Medina CM. Regeneración tisular guiada: bases biológicas y clínicas . Rev Federac Odontol Col 2003; 205.

9. Eickholz P, Kim T, Steinbrenner H, Dorfer Ch, Holle R. Guided Tissue Regeneration Bioabsorbable Barrier: Intrabony Defects and Class II Furcations. J. Periodontol 2000; 71: 999-1008.

10. Wang H, MacNeil L. Guided tissue regeneration. Dent Clin North Am. 1998; 42: 505 - 522.