SE REALIZÓ UN ESTUDIO DE INTERVENCIÓN COMUNITARIA EDUCATIVA, CON EL OBJETIVO DE EVALUAR EL NIVEL DE CONOCIMIENTO SOBRE SALUD BUCAL EN UN CÍRCULO DE LA TERCERA EDAD.

 

Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana
Facultad de Estomatología

Autores:
Dr. Profesor. Luis Orlando Rodríguez García
Especialista de Segundo Grado en Prótesis Estomatologica
Dra. Profesora. Ana Clara Reyes Puig.
Especialista de 1er Grado en EGI.
Master en Salud Bucal Comunitaria.
Dr. Profesor. Antonio O. Blanco Ruiz.
Especialista de Segundo Grado en Prótesis Estomatologica
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Resumen

El envejecimiento poblacional constituye la transformación demográfica más importante de la sociedad actual y uno de los grandes problemas sociales del Siglo XXI. Se realizó un estudio de Intervención Comunitaria Educativa, con el objetivo de evaluar el nivel de conocimiento sobre salud bucal en un Círculo de la Tercera Edad. Consejo Popular "Camilo Cienfuegos" municipio La Habana del Este, en el periodo 2006 -2007 para valorar el impacto sobre la salud bucal. En este grupo poblacional, como primera etapa del programa, se analizó la definición de los problemas para darle solución o disminuir en su incidencia. Así se llegó al diagnóstico educativo, mediante la aplicación de una encuesta de conocimiento para hacer una medición del nivel de conocimiento, actitud y motivación y se llevó acabo la Intervención Educativa, por medio de un programa educativo. Luego se realizó una segunda medición mediante la aplicación de la misma encuesta para evaluar el impacto.

Se recogió la información mediante encuestas, entrevistas, en horario de la mañana, cuando se reunían para hacer los ejercicios físicos. Como medidas de resumen de las variables cualitativas se utilizaron números absolutos y porcentaje. Para el procesamiento de la información se creó una base de datos Excel y se utilizó el paquete estadístico de SPSS. El análisis estadístico se realizó acorde a las variables medidas. Con esta intervención se logró incrementar en una 47 % el nivel de conocimiento sobre salud bucal en los senescentes participantes para el beneficio de la Comunidad y de ellos en particular.

The populational aging constitutes the most important demographic transformation in the current society and one of the big social problems of the XXI Century. He/she was carried out a study of Educational Community Intervention, with the objective of evaluating the level of knowledge has more than enough buccal health in a Circle of the Third Age. Popular Council municipality Havana of the East, in the period 2006 -2007 to value the impact about the buccal health. In this populational group, as first stage of the program, the definition of the problems was analyzed to give him solution or to diminish in its incidence. You arrived this way to the educational diagnosis, by means of the application of a survey of knowledge to make a mensuration of the level of knowledge, attitude and motivation and it was taken I finish the Educational Intervention, by means of an educational program. Then he/she was carried out a second mensuration by means of the application of the same survey to evaluate the impact.
The information was picked up by means of surveys, interviews, in schedule of the morning, when they met to make the physical exercises. As measures of summary of the qualitative variables absolute numbers and percentage were used. For the prosecution of the information you creó a database Excel and the statistical package of SPSS was used. The statistical analysis was carried out chord to the variables measures. With this intervention it was possible to increase in 47% the level of knowledge it has more than enough buccal health in the participant senescentes for the benefit of the Community and of them in particular.

Introducción

La Proyección Comunitaria de las Ciencias Médicas es una prioridad contemporánea en la que por supuesto se encuentra implícita la Estomatología. Se introduce así una nueva forma de pensar y actuar que rompe viejos esquemas y propone nuevas líneas de trabajo, se humaniza la planificación poniendo como centro al propio escenario y los actores con sus problemas, necesidades, aspiraciones y su propia participación en el proceso de transformación de la salud bucal y que esta contribuya al mejoramiento de la calidad de vida de la población.1

La población objeto de estudio, reside en La habana del Este comunidad fundada en el año 1962 y actualmente Monumento Nacional. En su organización político administrativa está constituido por 9 circunscripciones. Limita al Norte con el Estrecho de la Florida, al Oeste con la bahía de La Habana, al Sur con Casablanca y al Este con Cojímar. Su extensión territorial abarca 5 Km2 y una población de 10 203 habitantes, de ellos 2 104 mayores de 60 años para un 20,6% de la población total. La población geriátrica estudiada se caracterizó 63 miembros, el 92% corresponde al sexo femenino y solo un 8% al masculino, con un predominio de 36,6 % con un del nivel de escolaridad de 12 grado. Padece el 75,7% al menos una enfermedad crónica, y un 36% tienen una convivencia de más de 3 generaciones en sus hogares, comportándose su estado emocional en el hogar a predominio de regular. Un 77% presentó Higiene Bucal deficiente, un 87,1% tenía algún hábito traumático y un 71% consumía algún tipo de medicamentos, el 56% presentaba xerostomía. De estos gerontes el 70,7 % eran portadores de prótesis dental, solamente el 2% presenta prótesis dental en buenas condiciones, el 91,7 % tiene necesidad de prótesis, por presenta prótesis dental desajustada, o porque no tienen ninguna. El 32% es edente total y del 68% de pacientes dentado, el 51% de ellos presenta algún tipo de caries dental, 89,7 % padece algún tipo de afección periodontal y un 71,4 % presentó algún tipo de lesión de la mucosa bucal. 2

La mayor proporción de personas de edad avanzada en la comunidad, supone un reto de extraordinarias consecuencias para satisfacer sus demandas económicas, sociales, sanitarias y culturales. 3,4

Actualmente se define la salud como el "componente fundamental del proceso de desarrollo humano. Proceso social dirigido a la creación de condiciones de bienestar para todos y por todos. Es un producto social" 5. La salud es el resultado del producto de la interacción de diferentes procesos que ocurren en la sociedad.6 Aquí se invierte el sentido de la demanda del proceso salud-enfermedad, donde tradicionalmente es la persona que cuando se siente enferma va en busca del profesional de la salud, siendo en este caso el profesional el que vaya a estudiar el proceso salud-enfermedad en la comunidad asignada a él.1

Entre las proyecciones y estrategias del MINSAP, se encuentra el perfeccionamiento y la capacitación de los recursos humanos, siendo un objetivo la formación de estos, con una sólida preparación científico-técnica, humanista y revolucionaria, donde la Atención Primaria de Salud (APS) y la comunidad constituyen los principales espacios de trabajo integral de enseñanza y práctica médica y donde se viene produciendo un fortalecimiento y reordenamiento.7,8 A través de la historia de la humanidad, las diferentes sociedades han buscado tener condiciones de vida favorables para ella y las generaciones venideras y han probado variadas formas de desarrollo de acuerdo a las corrientes económicas, filosóficas, políticas, sociales y culturales. Aún se continúa la búsqueda para lograr una mayor calidad de vida como parte de la vía imperiosa de todos los seres humanos de construir y buscar felicidad.7 Nuevas y complejas tecnologías desarrolladas están al alcance de la profesión; su sobre valoración en detrimento del método clínico, la relación médico-paciente y sus aspectos humanos y emocionales, han puesto en peligro la existencia y el porvenir de la profesión, por lo cual no es ocioso rescatar el concepto del arte de la medicina, entendido como su ejercicio humanizado utilizando como principal recurso el médico mismo, sin renunciar a los avances técnico-científicos contemporáneos. Se impone una asimilación racional y crítica de las tecnologías para ponerlas al servicio del hombre y la sociedad, ajustada a nuestra realidad. Debe tenerse presente que la medicina no es solo una ciencia biológica, sino también una ciencia social, los factores económicos, sociales, culturales y psicológicos del individuo y la población.9 La salud y la enfermedad representan un continuo, en equilibrio armónico con el medio natural y social que le condiciona, de ahí su percepción como proceso salud-enfermedad. La práctica médica se encuentra socialmente condicionada y a su vez ejerce influencia sobre la sociedad. Se ha postulado que el avance económico, el bienestar social, y la estabilidad política depende de una buena salud, no pudiendo haber progreso general sin un sistema de salud que atienda las legítimas aspiraciones de toda la población. Esta concepción de salud como causa y consecuencia del desarrollo constituye un avance axiológico para el movimiento de reformas del sector salud en búsqueda de equilibrio, calidad y eficiencia. La práctica estomatológica tradicional siempre estuvo dirigida al diagnóstico y curación de la enfermedad, la Estomatología no se encontraba representada en la Higiene y Epidemiología, ya que el mismo profesional, ignorante de la gran potencia de ella en este campo, había dedicado su profesión a obturar dientes, extraerlos y reemplazarlos. Pero en los últimos años esta ciencia ha venido experimentando una notable transformación, al evolucionar de una fase mecánica a una científica, al aplicar una serie de medidas educativas-preventivas que persiguen por finalidad una integración de los componentes biológicos, psicológicos y sociales de los principales problemas de salud bucal concibiendo esta como parte de la salud general. Los avances de la salud pública han favorecido el desplazamiento de los conceptos relacionados con la salud y la enfermedad de derecha a izquierda es decir, del daño, la enfermedad y la muerte, hacia el riesgo, el bienestar y la salud.6 El sector salud ha experimentado grandes cambios a finales del pasado siglo XX tanto a nivel global como en la región de las Américas. Se han observado transformaciones en la conceptualización e ideario en los modelos y estructuras de los sistemas de salud, en las prioridades de salud de las comunidades y grupos representativos de la población, en los roles y función del personal vinculado a las ciencias de la salud: en las prioridades académicas y curriculares, entre otras.10

La concepción de salud y el valor social que se le asigna ha sido combinado en relación con los diferentes factores que también sufren sus propias modificaciones y se interrelacionan en un constante dinamismo. Los avances científicos, las concepciones de cada época, las diferentes culturas, la influencia de los medios de comunicación, los cambios tecnológicos, las distintas ideologías predominantes y los modos de gestión institucionales, son algunos aspectos fundamentales que participan en la construcción de sentidos y conocimientos sobre salud. 11

La promoción de salud no puede concebirse como un hecho aislado.12 En la Primera Conferencia de Promoción Salud celebrada en Ottawa en 1986, se dio a conocer que la promoción de salud, consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar la salud y ejercer un mayor control sobre la misma.13 La promoción de salud busca contribuir a la creación de condiciones que sustenten el bienestar y el fortalecimiento de la capacidad de la población para verificar, acrecentar y mejorar su salud. Identificar los factores de riesgo que favorecen la iniquidad, proponer acciones para aliviar sus efectos, alcanzar bienestar y hacer que las instituciones de salud actúen como agentes de cambio de conductas y actitudes de la población. La promoción de salud tiene 3 grandes objetivos, el impulso y aliento de estilos de vida saludables, el fortalecimiento de los servicios de salud para hacerlos más accesibles y eficientes, así como, mejorar la calidad y la creación de ambientes saludables.14

Como el envejecimiento de la población impondrá características demográficas y de salud en Cuba muy particulares, las cuales constituirán un gran reto al Sistema Nacional de Salud, en particular y al país en general, por las consecuencias que engendrarán. Se ha comprobado, en las poblaciones que envejecen, que al aumentar la esperanza de vida al nacer, se prolonga la vida y aumenta la proporción de ancianos y ancianas.

Por ello, cuidar su salud es imprescindible, esto debe ser en condiciones saludables y con acciones que garanticen una adecuada calidad de vida. Nuestro propósito deberá ser siempre apartarnos de todas las condiciones, factores de riesgo o ambos que incrementen la probabilidad de morir, modificar aquellos que así lo permitan y adoptar un nuevo comportamiento y estilo de vida, que nos proteja de procesos morbosos y beneficie la salud, mejorando así la calidad de vida. A pesar de que los Adultos Mayores, probablemente sufrirán de una o más enfermedades crónicas, también es posible que se pueda demorar la aparición de estas o aliviar su sintomatología. Esto requiere cambios en los estilos de vida, lo cual constituye un aspecto importante de la promoción de salud. La investigación se dirige fundamentalmente a tratar estilos de vida y hábitos de higiene para promover salud y prever enfermedades y los accidentes que después requieran de recursos y materiales de costosa adquisición, los trabajos de intervención ajustados de acuerdo al escenario y la situación de salud de cada grupo poblacional, con vista a brindar alternativas para la definición de prioridades de intervención.11, 26

"...lo más humano que pueda hacer una sociedad es ocuparse de los ancianos."27

Una meta constantemente ambicionada en nuestra labor cotidiana debe ser enseñarles a las personas de edad avanzada a identificar sus factores de riesgo y mejor aún, modificar aquellos que estén a su alcance, adoptando así un estilo de vida saludable.15 Durante mucho tiempo ha sido considerada la edad como un factor determinante en la prevalencia de las enfermedades bucales. Hoy sabemos que es muy poco probable que el envejecimiento por sí mismo, sea un factor de riesgo de la misma. Existen factores como la higiene bucal deficiente, prótesis desajustadas, así como los efectos acumulativos en el tiempo, que condicionan los niveles de enfermedad en el anciano.28
Con esta investigación se contribuye a dar cumplimiento al Programa de Atención al Adulto Mayor y conjuntamente al Programa Nacional de
Estomatología Integral, así como, lograr influir en los comportamientos de los individuos y en el grupo geriátrico en sentido positivo en relación a su salud bucal y aumentar su esperanza de vida al nacer sin discapacidad, sanos y activos.

"Nunca es tarde para cambiar estilos de vida."
*¿Con esta Intervención Educativa se incrementará el nivel de conocimiento en los miembros del Círculo de la Tercera Edad?
*¿Se logrará la modificación en su motivación y el cambio de actitud de los gerontes estudiados?

Resultados y discusión

Resultados de la encuesta aplicada a los 63 miembros del Círculo de la Tercera Edad, pertenecientes al Consejo Popular Camilo Cienfuegos. Antes de la Intervención Educativa fueron presentados en gráficos y analizados a continuación sus resultados.

Como se observa en el gráfico 1, el 92% de este grupo geriátrico está representado por el sexo femenino, lo que es un aspecto favorable, debido a que la mujer es generalmente más receptiva a la hora de abordar problemas de salud y voluntariosa en su desempeño para eliminar factores de riesgo que pudieran afectar su salud y la de su familia, transmisora de sus experiencias, costumbres y buenos hábitos.

El sexo se comporta como en el resto del mundo, con un predominio de nacimientos masculinos, afectados después con una sobre mortalidad, dada por las guerras liberadoras, estilos de vidas con mayor riesgo para su salud que las mujeres. 28,31

Es nuestro deber valorar, a pesar de lo antes expuesto que tenemos que realizar un trabajo comunitario con el sexo masculino para la incorporación de estos a los Círculos de la Tercera Edad y contribuir a su salud.

Estudios de la población geriátrica en un consultorio del municipio Plaza de la Revolución 32 coincide con esta investigación dado que más del 12 % sobrepasan la esperanza de vida al nacer en Cuba que es de 76 años.33
Según estudios, se estima que para el 2025, alrededor de 15,5 % de los adultos mayores serán mujeres y el 12,6 % hombres, con una esperanza de vida al nacer mayor.34

Gráfico No. 2

En la tabla y gráfico 2 se observa que el predominio con un 39,6% es en el nivel educacional pre - universitario, seguido del nivel universitario con un 30,4%. En la actualidad, más de 11 000 adultos mayores están matriculados en unas 450 cátedras de la llamada Universidad del Adulto Mayor, que hoy funcionan en todas las provincias del país, y cuyo requisito para ingresar es solo desearlo.35 A medida que comienza a aumentar la escolaridad, el individuo adopta un enfoque de mejor calidad de vida.36 La escolaridad no solo es un factor que enriquece el crecimiento espiritual del hombre y transforma sus valores, sino también un componente importante en la cultura y educación que permite mejorar la comprensión de fenómenos sociales y su enfrentamiento. Generalmente, cuando la escolaridad en la comunidad es baja, es favorable la falta de compresión en la utilización de los medios de prevención y control de la salud, lo que entorpece la comunicación social o constituye un factor de riesgo.37

Gráfico No. 3

Como se observa en el gráfico 3 el 36% de este grupo geriátrico convive con 3 generaciones y el 32,8%, con 4 generaciones, situación de crucial importancia, púes nunca hubo una coexistencia tan marcada, donde muy viejos vivieran con tan muy jóvenes.38

Autores que gustan de hacer futurología plantean como tendencia posible en este Milenio, un grupo familiar multigeneracional, en el que toman parte miembros de tres o cuatro familias distintas, en el cual el incremento de movilidad y diferencias de estilos de vidas, hará que disminuya la importancia de los lazos sanguíneos.

Cabría entonces preguntarnos, si lo que hacemos diariamente con nosotros, con otras personas y en el entorno en el que vivimos, afecta positiva o negativamente nuestra calidad de vida.39

Gráfico No. 4

En el gráfico 4, el nivel de conocimiento con categoría de bien el 26,9%, regular 53,9%, seguida de 19% % con evaluación de mal. La salud bucal y la salud general no deben ser interpretadas como entidades diferentes. La salud bucal forma parte de la salud general. La salud de la boca es más que unos dientes sanos. Una buena salud bucal nos permite hablar y sonreír, susurrar u besar, degustar, masticar y tragar y mostrar un mundo de sentimientos y emociones a través de la expresión facial. Además nos ofrecen protección frente a las infecciones microbianas y las agresiones ambientales.40

Estudios realizados en Santiago de Cuba por Berenguer y González 41, 42 sobre Salud Bucal en poblaciones geriátricas coinciden con la investigación realizada antes de la intervención con bajo predominio de nivel de conocimiento sobre la Salud Bucal.
Rodríguez García, alertó que dientes mal atendidos pueden desencadenar males cardiacos, de ahí la importancia del cuidado de la boca, ya que incluso muchos dolores de cabeza pueden estar relacionados hasta con dentaduras mal ajustadas. De cada 10 ancianos, 8 presentan problemas de salud bucal, cuyas consecuencias pueden ser graves de no atenderse a tiempo.43

Un estudio reciente ha puesto de manifiesto, precisamente, la importancia de la educación para la salud bucal en los pacientes de edad avanzada, en aras de la prevención de los procesos infecciosos pulmonares donde la placa dentó bacteriana posee gérmenes que causan enfermedades respiratorias (neumonía) en los ancianos. Por lo que afirma que los ancianos tienen que tomar medidas para asegurar una adecuada salud bucal.

La capacidad de aprendizaje está condicionada por gran cantidad de factores, entre ellos la etapa del ciclo evolutivo donde se encuentre. En el anciano el aprendizaje es de relevante importancia para mejorar su calidad de vida.44

Gráfico No. 5

El gráfico 5 muestran un 28,7% de ancianos con buena actitud ante la salud bucal, 46% con evaluación de regular y el 25,3 % con categorías de mal.

Estudios realizados en jubilados de Madrid, España, muestran un alto predominio de higiene bucal deficiente por no tener la costumbre de cepillar habitualmente sus dientes o sus prótesis dentales.45

La higiene bucal descuidada en los adultos mayores favorece el acumulo de placa que disminuye el PH bucal, lo que favorece el desarrollo de la candida Albicans, la influencia de la misma puede consistir en su deletérea acción enzimática sobre los tejidos, o entorpeciendo y dificultando la respuesta inmunológica de la mucosa ante los microorganismo.46

Gráfico No. 6

El gráfico 6 se observa el estado emocional de los geriátricos en su hogar, antes de la intervención un 25,3% con categoría de bien, regular el 46% y mal un 28,7%.

Estudios realizados en Ciudad de La Habana por la Dra. Zoila López y la Dra. Arce Hecharri, coinciden que todos los factores sociales influyen para el estado emocional de esta grupo poblacional con características tan especiales.29, 32

Si variados son los factores estresantes, más variada aún resulta la respuesta que puede dar cada persona frente al estrés. Aunque se analice al Adulto Mayor con sus generalidades como grupo poblacional, debemos percibir y reconocer cada persona en forma particular. Cuando la persona envejece se aumentan las diferencias individuales en un amplio rango de variables psicológicas determinadas por innumerables factores y la combinación entre ellos.47, 48

De hecho, las personas viven toda la vida tratando de dar algo de sí. Mientras se es productivo va siendo mejor mirado y una vez que llegan a la etapa de la vejez lo van tildando entre otras cosas de cascarrabias y socioeconómicamente improductivos. Siempre se debe considerar al envejecimiento humano como el proceso que es, pero integrado a todo un sistema multifactorial y multidimensional donde lo que antes de los 60 años implicará un mejor mañana y lo que se haga durante y después de los 60 años redundará también en un mañana feliz o al menos más llevadero.49

Gráfico No. 7

El gráfico 7 muestra que el 39,6% de la población estudio está motivada por la salud bucal. La investigación fue realizada en un Círculo de la Tercera Edad donde ellos se reúnen para realizar ejercicios físicos y múltiples actividades tanto recreativas, culturales, etc., lo cual ayuda con creces al grupo poblacional a tener gran motivación por la salud y otras esferas de la vida, ya que toda persona necesita estar integrada en un grupo social, donde exista una escala de valores y creencias que determinen a su vez el valor moral y ético de los comportamientos que se ponen de manifiesto. Al llegar a la etapa de la vejez, al igual que en otras áreas, las creencias y valores parecen adquirir más intensidad en la vida del anciano y la anciana.

Cuando los integrantes de la tercera participan de las mismas creencias y valores hace que se sientan independientes. La hospitalización o institucionalización en un centro geriátrico puede dificultar la práctica de algunas costumbres y ritos.

Cuando están en una participación de grupo social, aunque no coincida con todos sus planteamientos, son capaces de evolucionar en cuanto a respeto hacia otros sin tener, por ello, que cambiar sus creencias.

Aquí existe la posibilidad para que el anciano exteriorice sus necesidades anímicas y espirituales, que pueda entender otros valores que existen en la sociedad.38

Gráfico No. 8

Se Presenta el gráfico 8 con la evaluación general de la encuesta mostrando el 19 % con categoría de bien, el 42,8% regular y mal el 38,2 %, antes de la Intervención educativa.

En Latinoamérica, los mayores de 60 años presentan una deficiente salud bucal, visitan con menos frecuencia al dentista y pierden sus dientes por causa de enfermedades, no por la edad. También se reporta una higiene bucal deficiente, por lo que los dientes se pierden por falta de interés y al llegar a este rango de edad, 60% de ellos han utilizado prótesis por más de diez años y 30% las usaron por más de veinte años.49

Es esencial entender que aparte de todos aquellos factores que convierten a cualquier paciente en un individuo propenso a sufrir alteraciones de la salud bucal, existe en el paciente geriátrico una serie de características que aumentan este riesgo y que con frecuencias dificultan que todas las medidas preventivas y terapéuticas disponibles puedan llevarse a cabo en forma ideal. Este hecho evidentemente puede alterar el curso de una enfermedad, prolongando su duración o empeorando el pronóstico, posibilidad que debe ser conocida por el paciente. Razones por lo cual la Educación para la Salud en este grupo poblacional es de extraordinaria importancia.

Conclusiones

El diseño y la aplicación de la Intervención Educativa proporcionó un mayor nivel de información a los gerontes e incrementó el nivel de conocimiento sobre salud bucal en los mismos.

La Intervención Educativa permitió cambios favorables en la motivación y en la actitud ante la salud bucal de los geriátricos estudiados.

El impacto sobre la salud bucal en el grupo de estudio fue significativo, de un 47%.

Bibliografía

1. Araujo R, Borroto R. La determinación del proceso salud-enfermedad en el pensamiento médico-social. Vertientes, tendencias fundamentales y perspectivas de su desarrollo. En: Lectura Filosófica, Salud y sociedad. La Habana: Ed. Ciencias Médicas; 2000.
2. Reyes Puig AC. Factores de riesgo de lesiones de la mucosa bucal del Adulto Mayor. Consultorio 1 La Habana del Este. Año 2005-2006 [Trabajo para optar por el titulo de Especialista de Primer Grado de EGI] Ciudad de la Habana. Facultad de Estomatología. ISCMH; 2006.
3. Carvajal López P, Zamora Guzmán R. Demografía y Sociedad del Envejecimiento. En: Bullón Fernández P. Odontoestomatologia Geriátrica. Madrid: 1996. p. 10-22.
4. Pathy M. Principios y prácticas de la medicina geriátrica. En: Bullón Fernández P. Odontoestomatologia Geriátrica. Madrid: Ed CEA; 1996. p. 27.
5. Guías Prácticas de Estomatología: Colectivo de autores. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2003. p. 494.
6. Álvarez Sintes R. Temas de Medicina General Integral. Salud y Medicina. Vol. 1. La Habana: Ed. Ciencias Médicas; 2001. p. 41.
7. Restrepo E, Hernán M. Promoción de la Salud, como constituir una vida saludable. Bogotá. Colombia: Ed Médica Panamericana; 2003.
8. Mojaiber A. Dirección Nacional de Estomatología. Discurso Inaugural del Primer Simposio de EGI. 2003.
9. Málaga H. La Salud Pública hoy. Enfoque y Dilema. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá; 2003.
10. Arroyo HV. Formación de Recursos Humanos en Educación y Promoción de Salud. Puerto Rico. OPS/2001.
11. Tumer NL. La experiencia del Programa de Educación para la Salud en la Universidad Nacional. Santiago de Estero. Argentina; 2001.
12. Restrepo E. Formación de Recursos Humanos. Puerto Rico; 2001.
13. Carta de Ottawa para la promoción de salud. 17 de noviembre de1986. Canadá.
14. Revista Panamericana de salud Pública. 2002; 11(2).
15. OMS. Estrategias de Salud para Todos en el año 2000. Ginebra.1978.
16. Sosa Rosales MC, Gonzáles Ramos RM, Gil Ojeda E y col. Programa Nacional de Atención Estomatológica Integral a la Población. Cuidad de La Habana, Cuba; Febrero 2002.
17. ONU. Declaración de Basilea sobre el envejecimiento saludable [on line] 2002 [11 de septiembre del 2003]. Disponible en : http//Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
18. OMS. Envejecimiento activo, un marco de política. Criterios y perspectiva para un envejecimiento saludable. [on line] 2002 [11 de septiembre del 2003]. Disponible en : http//Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
19. Acosta Sariego JR .Bioética para la sustentabilidad. La Habana: Editor Científico. Publicaciones Acuario. Centro Félix Valera; 2002. p. 381.
20. Lolas Stepke F. El envejecimiento y vejez. Desafíos Bioéticos y calidad de vida. La Habana; 2002 .p. 378-388.
21. Muller F. Satellite meeting in Gothenburg held by the European College of Gerontology (ECG), the Prosthodontic Research Group (PRG) and Geriatric Oral Research (GORG) of the JADR. Gerodontology [on line] 2003 [9 de junio del 2003]; 20 (2): p. I-IV.
22. Ministerio de Salud Pública. Dirección de Estadísticas. Anuario Estadístico. Cuidad de la Habana: MINSAP; 2003.
23. Álvarez González L, De La Oca JA. Rebioger. Reto al envejecimiento. La Medicina en Cuba. (Centro Internacional de Restauración Neurológica). Cuidad de la Habana: MINSAP; 2003.
24. Vasilakis GL. Caring for the elderly... [on line] 2003 [9 de junio 2004],134(5) p593- 600.Disponible en ; PMID 1428982 PUBMED indexed for MEDLINE file: //C:/mis%documentos/medine/12htm.
25. Rosinblit RO. Diagnóstico, pronóstico y plan de tratamiento en el adulto Mayor. Rev. Cub. Asoc Odontológica. Argentina 2000; 88 (3): 209- 217.
26. Programa Nacional de Atención Estomatológica Integral a la Población. La Habana; Febrero 2002.
27. Castro Ruz F. Primer Congreso Centroamericano y del Caribe de Gerontología y Geriatría. Habana Cuba: CITED; 1992.
28. Del Valle Zelenenco O. Factores de riesgo en la aparición de lesiones en la mucosa bucal del Adulto Mayor. [Trabajo para optar por el titulo de Especialista de Primes Grado Prótesis Estomatológica] Ciudad de la Habana. Facultad de Estomatología. ISCMH; 2004.
29. De Cárdenas Sotelo O, Fernández Pacheco R. Texto básico para los recursos de actualización de Educación para la Salud en Estomatología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; Marzo 1987. p. 31.
30. Carbonell García IC, Toledo Fernández AM, de los Reyes Ur M, Borroto Chao R. Manual de Capacitación Popular en Promoción y Educación para la Salud. Vol. 1. La Habana: Editora Política; 2003. p. 70.
31. Arce Hecharri Y. Aspectos generales del Estado de Salud Bucal del Adulto Mayor del área de salud "Héroes del Moncada". [Trabajo para optar por el título de Especialista de 1er grado en Estomatología General Integral]. Ciudad de La Habana: ISCM-H. Facultad de Estomatología. Departamento de Estomatología General Integral; 2003.
32. López Díaz Z. La Salud Bucal de la población Geriátrica según sus determinantes. [Trabajo para optar por el título de Especialista de 1er grado en Estomatología General Integral]. Ciudad de La Habana: ISCM-H. Facultad de Estomatología. Departamento de Estomatología General Integral; 2002.
33. Ministerio de Salud Pública. Dirección de Estadísticas. Anuario Estadístico. Cuidad de La Habana: MINSAP; 2003
34. Garcías Bou J. Sesenta y más. Barcelona: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. IMSERSO; 2004. p. 6-12.
35. Núñez Antúnez L, Sanjurjo Álvarez MC, González Heredia E, Ramón Rodríguez A. Intervención Educativa sobre salud bucal en gerentes institucionalizados en zona rural de Santiago de Cuba, en el periodo de 2005.
36. Verdugo MA, Carballo C, Peláez A, Prieto G. Evaluación de la calidad de vida en personas adultas. Publicación Manuscrita, Universidad de Salamanca, 2000.
37. Cardaci D. Educación para la Salud. Evolución Historia. Editograma SA, 2000.
38. Acosta Sariego JR. Bioética para la sustentabilidad. La Habana: Editor Científico. Publicaciones Acuario. Centro Félix Valera; 2002.
39. Reyes Camejo T, Triana Álvarez E, Acosta Sariego JR. Salud en la Tercera Edad y Calidad de Vida. Centro Gerontológico, Matanzas, 2002.
40. Monteagudo Pérez MM. Trabajo de Intervención de salud para mejorar la higiene bucal. Tesis para optar por el titulo de EGI. Santa Clara. 2001.
41. Berenguer M, González E. La salud buco dental en la Tercera Edad. [Articulo en línea]. MEDISAN <http: //www.scu.sld.cu// [agosto 2005]
42. González Heredia E. Aspectos principales de la salud bucal en el Adulto Mayor, en el Consejo Popular "Guillermón Moncada", 2005 [Biblioteca Virtual de Salud] http: //www.scu.sld.cu// publicaciones electrónicas / artículos cientificos,htm. 2005
43. Rodríguez Garcías JA. Estomatología Geriátrica. [on line] enero 2006. Disponible en: http: // www.discope.com/pac/. htm # estomatología.
44. Hábitos y pautas de comportamiento en salud oral de la población geriátrica. Revista Iberoamericana de Geriatría y gerontología.[on line] 2005 Enero [mayo 2006]. Disponible en: htto://www.msc.es/salud/epidemiología/dental/hábitos/.htm.
45. Federación Andaluza de Municipios y Provincias. Red Andaluza de Ciudades Saludables. Estilos de vida, abordaje desde el nivel local.
46. Pardi G, Cardazo E, Perione M, Salazar E. Detención de especies de Cándidas en pacientes con estomatitis subprótesis. Acta Odont Venez 2001; 39(3): p. 101-109.
47. Soria Bell B, Rodríguez Sois AJ. Análisis de los aspectos psicológicos y sociales más relevantes en ancianos institucionalizados. Rev. Cubana de Enfermería 2002; 18(2): p. 116- 121.
48. Estela Díaz B, Martínez Lozano AJ, Núñez Rodríguez V. Características biosicosociales en una población anciana. Rev. Cubana de Enfermería 2003; 19(3): p. 23-27.
49. Castellanos Rene JM. Calidad de Vida y Salud Bucal en la población mayor de 60 año del consultorio No 20 del policlínico" Héroes del Moncada", municipio Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana. Trabajo para optar por el titulo de Especialista de 1er Grado en EGI. 2005
50. Guido LR, Gonzáles Y, Loy S. Evaluación de la relación beneficio/riesgo en la terapéutica de pacientes geriátricos. Rev. Cubana Farmacología 2002; 36(3): p. 170-175.
51. Revista Panamericana se Salud Pública. Envejecimiento y Salud: UN Cambio de Paradigma. 2000; 7 (1): p. 61.
52. Lliteras Mederos AE. Programa Educativo de motivación en pacientes geriátricos portadores de prótesis parcial removible y sobre dentadura.[Trabajo para optar por el titulo de Especialista de 1er Grado en Prótesis Estomatológica] Facultad de Estomatología. Cuidad de La Habana; 2001.
53. Arnold C, Doyle AJ. Evaluation of the dental health education Programme. Community Dental Health 1: 141-142. Reino Unido, 1984. En: Andlaw RJ. Manual de Odontología. Cap 3 Educación para la higiene bucal. La Comunidad. .4ta ed. México; 2005. p. 46.