DESDE QUE SE TRABAJA CON RAÍCES DE TIPO ARTIFICIAL (IMPLANTES) LOS GRANDES INCONVENIENTES QUE SE PRESENTABAN FUERON, LA OSEOINTEGRACIÓN, LA PASIVIDAD DE LOS TEJIDOS GINGIVALES, COMO SE SOLUCIONAN LOS DIFERENTES PASOS PROTÉTICOS, CON LOS INCONVENIENTES QUE ACARREAN, LOS DISTINTOS TIPOS DE MATERIALES UTILIZADOS, LOS PASOS CLÍNICOS, Y DE LABORATORIO, LOS CUÁLES EN MENOR O MAYOR MEDIDA NOS PRESENTABAN DISTORSIONES QUE INCIDÍAN EN FORMA NEGATIVA EN EL PRODUCTO FINAL DE NUESTRO TRABAJO.

 

Material proporcionado por:

Dr. Osvaldo T. Cacciacane
email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Profesor adjunto de la cátedra de Clínica II de Operatoria y Prótesis, Facultad de Odontología UBA. Profesor titular de la carrera para técnicos de laboratorio Escuela Makaroff , Universidad Nacional de Lomas.Profesor Ricardo Avella
Profesor de la carrera para técnicos de laboratorio - Escuela Makkaroff- Universidad Nacional de Lomas.Profesor Ernesto D#comder#Alessandro
Profesor de la carrera para técnicos de laboratorio - Escuela Makaroff - Universidad Nacional de Lomas.

Desde que se trabaja con raíces de tipo artificial (implantes) los grandes inconvenientes que se presentaban fueron, la oseointegración, la pasividad de los tejidos gingivales, como se solucionan los diferentes pasos protéticos, con los inconvenientes que acarrean, los distintos tipos de materiales utilizados, los pasos clínicos, y de laboratorio, los cuáles en menor o mayor medida nos presentaban distorsiones que incidían en forma negativa en el producto final de nuestro trabajo.

Pequeños errores en la mayoría de los casos casi imperceptibles, en otros a causa de las reacciones químicas y físicas que de alguna manera deterioraban el trabajo final.

La impresiones de transferencia para los análogos de los implantes colocados en boca, la adaptación de los UCLA, calcinables, con anillo de oro, metálicos, todos nos presentaban alguna deformación producto del colado, como así en algunos casos producidos al tiempo por las aleaciones utilizadas, lo cual no llevaba indefectiblemente al fracaso de la prótesis implanto soportada.

En nuestro viaje a la Ciudad de Roma, estuvimos trabajando con el Prof. Dr. Priamo Mura, catedrático de la Universidad de Roma, sobre pilares fresables en titanio para colocar sobre los implantes como pilares protéticos.

Sin contar las deformaciones que se producen por el colado, en la copia de el hexágono, externo, la copia del anillo de asentamiento del hexágono, llegando a 600Mic., lo cual en la mayoría de los casos nos trae el aflojamiento del tornillo de fijación, ya que se produce un pequeño movimiento de báscula, sobre la superficie del implante.

A esto sumémosle las alteraciones que se producen en los diferentes metales con que se realizan los colados, por ejemplo, alteraciones que atacan las propiedades del metal como la corrosión, entre ellas la generalizada, galvánica, localizada, y química, para evitar esto deberíamos utilizar aleaciones que tengan un potencial de reposo y un potencial de ruptura similar lo cual nos daría una resistencia alta a la corrosión generalizada, para evitar la corrosión galvánica se deben evitar la combinación de aleaciones que tengan un potencial de reposo muy diferente, para evitar la corrosión química es de gran importancia el estado de la superficie, con lo adquiere gran importancia el acabado, pulido y reconstrucción protésica, la situación ideal se presenta cuando la aleación que utilizamos libera pocos iones, y cuando estos no son ni tóxicos, ni mutágenos, ni alérgicos . Esta condición la cumple mejor las aleaciones ricas en Au, en Pt, en Pd.

Pero la corrosión no es la única alteración a tener en cuenta. hay metales que producen citotoxicidad , esto se ha observado en cultivos celulares, hay metales clasificados por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIRC) , metales mutágenos demostrados en el hombre, derivados del Ni, derivados hexavalentes del Cr. Cd mas derivados, Be mas derivados, metales mutágenos, posibles en el hombre, Níquel metal, Cobalto metal. Además en estos momentos se están investigando un numero elevado de metales utilizado comúnmente en odontología que pueden tener algunas de estas propiedades.

Es por esto que lo ideal para que este en contacto con el implante, el cual esta en contacto directo con el hueso, es el Titanio en su máxima pureza.

 


Imagen 1: Pilares fresables con los tornillos para impresión y para fijación.

A partir de estos conceptos extractados en estas líneas y en otros a causa de un buen diagnóstico protético-quirúrgico, para la instalación de los implantes nos llevó a estudiar la posibilidad de utilizar pilares matrizados en titanio, que se puedan fresar, sobre el modelo lograr paralelismo todo sobre modelo, para luego sobre ésto confeccionar la restauración de tipo definitiva.

Por esta causa el Prof. Mura ideó una línea de pilares los cuales se pueden observar en las fotos de diferentes grosores de espesor en las paredes, con diferente angulación, lo cual nos permite trabajarlo correctamente en el laboratorio para obtener la forma correspondiente.

Trabajamos de la siguiente manera, se elige el fresable con emergencia de acuerdo a la emergencia que tenía el tornillo de cicatrización utilizado

Este fresable se coloca en boca y se fija con el tornillo para realizar la impresión de arrastre, lo utilizamos para transferencia y colocación del análogo en el modelo definitivo.

Confeccionado el modelo, en el cuál queda incluido el análogo, rodeado con encía artificial, presentamos el fresable, el cual fue confeccionado por el mismo fabricante que ha realizado el implante con el mismo tipo de titanio, y matrizado sobre la misma base en que se confeccionó el hexágono, y la base del implante, ésto es universal para todos los implantes de hexágono externo tipo Branermark,.

 


Imagen 2: Pilar fresable en el modelo, obsérvese la falta de alineación.

El fresable que utilizamos es de titanio y no de cerámica, ya que al ser de metal obtenemos una mayor resistencia en menores espesores, cosa que con los que se encuentran en el mercado de cerámica es muy importante respetar los espesores mínimos para que no se fracture el pilar.

Se debe confeccionar un encerado como proyecto de cómo nos quedara el trabajo terminado, con este encerado se confecciona un elemento provisorio, y se confecciona una máscara de silicona por vestibular, oclusal y palatino, para que cuando confeccionamos el tallado del fresable nos quede espacio para la colocación del material con que realizamos la restauración definitiva.

 


Imagen 3: Vista del encerado, se alinea con toda la arcada y la guía an

Una vez presentado sobre el modelo el fresable, el mismo que se utilizó para la realización de la transferencia, nos fijamos la alineación, por vestibular, palatino, analizamos el espacio que nos queda por próximal a ambos lados del pilar, y delimitamos con un marcador indeleble el límite que deseamos que nos quede el hombro, tanto por vestibular, palatino, como próxima.

 


Imagen 4: Delimitación del hombro con marcador.

Debajo de este hombro, dentro de lo que correspondería al surco gingival encontraremos titanio perfectamente pulido por el fabricante del fresable el que no permite la adhesión de placa bacteriana, una vez delimitado el hombro procedemos al retiro de la encía artificial, y del fresable del modelo para fuera de este comenzar a realizar el desgaste de las caras para conformar el futuro muñón de la restauración, el trabajo lo realizamos con fresas de carburo, piedras de carborundun, ruedas de carborundun, discos de carborundun, hasta realizar el preformado del pilar.

Una vez obtenido este pretallado lo llevamos al modelo, probamos la máscara que habíamos realizado en silicona para corroborar espesores y lo llevamos a un paralelígrafo montado con un micromotor, realizamos el tallado final de la preparación paralelizando las paredes del pilar con una convergencia máxima de 10 grados, en caso de ser más de un pilar se tallan ambos consiguiendo un paralelizado de dos o mas pilares que se encuentren.

 


Imagen 5a: Tallado del fresable.

 


Imagen 5b: Microscopio en el paralelígrafo.

Esto se realiza con un microscopio de 6 dioptrías para poder conseguir una preparación correcta, una vez delimitada y perfectamente gastada se pule con gomas de diferente color hasta obtener la textura final y por último se pule de igual manera que cualquier metal.

Una vez obtenido este pilar se lo enviamos al odontólogo para que realice la prueba en boca, este nos envía un registro intermaxilar, y el pilar, sobre este realizaremos el encerado en este caso con un acrílico que no presente contracción al polimerizar, se realiza el colado para el casquete de la porcelana (si es posible para evitar inconvenientes en metales preciosos), y se envía nuevamente al odontólogo el pilar mas el casquete colado para que lo pruebe en boca. Una vez realizada la prueba, el odontólogo nos envía nuevamente todo el pilar mas el casquete y para mayor seguridad un nuevo registro interoclusal, sobre este modelo montado confeccionamos el bizcochado de la cerámica, se realiza nuevamente la prueba de todo en boca, y una vez terminado se envía la odontólogo para que instale en la boca.


Imagen 6: Pilar tallado con rieleras.

El odontólogo instala el pilar y la restauración en el mismo acto operatorio, logrando una adaptación perfecta ya que en todo momento se trabajó sobre el pilar que estará en boca.

La adaptación del pilar al implante es perfecta, se evita que haya palancas que puedan movilizar la tornillo, en caso de perderse alguna pared del fresable a causa del tallado se pueden realizar rieleras, como elementos accesorios de retención.

Creemos que es una solución excelente para la realización de prótesis implantaria, que nos asegura una correcta adaptación de los elementos protéticos, no produciéndose en la unión entre el implante y el pilar la posibilidad de las alteraciones nombradas anteriormente por diferencia de metales, excelente pasividad en pilares múltiples, como en restauraciones individuales, eliminamos pasos y materiales que nos pueden causar distorsiones en el producto protético final.

 


Imagen 7: Prueba de metales.

 


Imagen 8: Trabajo terminado.