HELICOBACTER PYLORI EN LA CAVIDAD BUCAL

 

Material proporcionado por:

Dra. Myriam Lucrecia Medina
Magíster. Cátedra de Radiología. Facultad de Odontología. Universidad Nacional del Nordeste. Av. Libertad 5450. Resistencia. Chaco. C.P.3500.

Dr. Luis Antonio Merino
Magíster. Profesor Titular. Cátedra de Microbiología e Inmunología. Facultad de Medicina. Universidad Nacional del Nordeste. Corrientes. Corrientes. C.P.3400. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Dr. Marcelo Gabriel Medina
Jefe de Trabajos Prácticos. Cátedra de Microbiología e Inmunología. Facultad de Medicina. Universidad Nacional del Nordeste. Corrientes. Corrientes. C.P.3400.

Resumen

Helicobacter pylori (H. pylori) es una bacteria cuya presencia está a menudo asociada con desórdenes gastrointestinales. A partir del aislamiento de esta bacteria mediante cultivo de placa dental, la cavidad bucal ha recibido especial interés como posible reservorio del microorganismo. Asimismo se atribuyó alH. pylori aislado de placa dental, incluso en individuos asintomáticos, un papel clave en la epidemiología de la infección, además de hacerlo responsable de las no raras recidivas postratamiento. Tanto la saliva como la placa dental se han mencionado como posibles vías de adquisición de la infección por H. pylori. Aunque, su identificación en cavidad bucal resulta dificultosa, su presencia a este nivel ha sido demostrada mediante Técnicas como la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR). El presente trabajo tuvo como finalidad efectuar una revisión bibliográfica de los conocimientos actuales que vinculan al H. pylori con la cavidad bucal a fin de valorar la importancia de la detección temprana de dicha bacteria para su erradicación y prevención de futuras patologías.

Palabras claves: Helicobacter pylori, cavidad bucal, placa dental, saliva, PCR.

Introducción

Helicobacter pylori (H. pylori) es una bacteria cuya presencia esta a menudo asociada con desórdenes gastrointestinales. Actualmente, la mitad de la población se encuentra infectada por lo que es una de las bacterias más estudiadas.10 Se conocen múltiples datos sobre su prevalencia en distintas zonas geográficas, así tenemos una tasa del 40-50% en los países desarrollados y cerca del 90% en aquellos en vías de desarrollo pero las evidencias de la transmisión vía oral-oral del microorganismo son muy debatidas 25 A partir del aislamiento de H. pylori mediante cultivo de placa dental, la cavidad bucal ha recibido especial interés como posible reservorio del microorganismo. 28

Tras la aparición de los primeros trabajos publicados en India en 1990 en que consiguieron cultivar H. pylori de muestras bucales, incluso en individuos asintomáticos, se comenzó a atribuir a la placa dental un papel clave en la epidemiología de la infección, además de hacerla responsable de las no raras recidivas postratamiento. 19

Algunas de las consideraciones que han sido propuestas en las recidivas postratamiento se refieren como consecuencia del reflujo gástrico, y que quizás éste se encuentre más como una parte de la microbiota transitoria, que como un residente normal. Igualmente se ha reportado que en algunos pacientes la colonización bucal de la bacteria, podría representar un factor de riesgo para la reinfección gastrointestinal posterior a la terapia antibiótica .Todo esto, puede tener una inmediata aplicación recomendando la prevención para evitar la transmisión persona a persona en grupos familiares. 20

Tanto la saliva como la placa dental se han mencionado como posibles vías de adquisición de la infección por H. pylori. 11,18

La relación existente entre los síntomas gástricos y la presencia de la bacteria en la cavidad bucal sin embargo no está claro. Es posible que la cavidad bucal pueda ser el sitio inicial de la infección H.pylori puede persistir en bajo número en la cavidad bucal de estos sujetos por largo tiempo y colonizar el estómago.15

Algunos estudios han informado de la posible existencia de antagonismo bacteriano el cual podría establecerse entre las bacterias cariogénicas y H.pylori que inhibirían la presencia de esta bacteria en la superficie dentaria cariada, con lo cual se explicaría la presencia de que pacientes sin lesiones cariosas presentaron una mayor prevalencia de infección que los pacientes con caries dental.12

Miyabashi y col. han demostrado que la presencia de H.pylori a nivel de la cavidad bucal afectaría el éxito de la terapia de erradicación del microorganismo, y esto llevaría a la recurrencia de la infección gástrica.26 Si la mucosa gástrica es recolonizada por H.pylori presente en la cavidad bucal, la cual muchas veces resulta inaccesible por sus características anatómicas a la terapia antibiótica instaurada, el control de la placa dental y otros procedimientos periodontales deberían ser recomendados a este tipo de pacientes con gastritis.

Por este motivo se dice que la placa dental podría representar un factor de riesgo para la reinfección gastrointestinal después de la terapia antibiótica.3

La presencia de dicha bacteria aislada de placa dental ha indicado una probable fuente de infección, en personas con higiene oral deficiente, pudiendo ser un reservorio para la reinfección antral.6,16 Recientes estudios han concluido que la cavidad bucal puede ser un reservorio para H.pylori y las secreciones orales vías importantes de transmisión del microorganismo. La presencia de H.pylori en la placa dental puede representar un factor de riesgo para la reinfección gastrointestinal posterior a la terapia de erradicación de la bacteria. 16,20,23

A partir de los hallazgos realizados en cavidad bucal numerosos han sido los esfuerzos tendientes a mejorar los métodos diagnósticos para detectar este agente, su identificación a nivel bucal se percibe como muy complicada quizás porque su tasa de recuperación resulta controversial, 3 tal es así que en algunos estudios la bacteria ha podido ser aislada 8,13,14 de la cavidad bucal pero en otros este intento ha fracasado.2,35 Por este motivo muchas técnicas de PCR han sido desarrolladas con la finalidad de detectar el microorganismo a nivel de la cavidad bucal.11,18 Se ha observado en algunos estudios que pacientes con resultados positivos a nivel de estómago son también positivos a nivel de placa dental, pero otros pacientes no presentan coinfección a nivel bucal. Es posible que estos resultados se deban a los diferentes métodos de recolección de muestras empleados, así como a diferentes técnicas de detección o por contaminación causada por reflujo gástrico o diferente especificidad y sensibilidad de los primers usados, protocolos de PCR.

En la actualidad, el diagnóstico de H.pylori puede hacerse mediante una gran variedad de técnicas invasivas (biopsia) y no invasivas (suero, saliva, etc) que en general ofrecen un alto grado de sensibilidad y especificidad. El cultivo sigue siendo la 'prueba de oro' aunque los autores informan que existen algunas factores que limitan el crecimiento de la bacteria.27,31
La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es una técnica biotecnológica que tiene como fin el amplificar o reproducir in vitro un número de copias de una región específica de ADN, con la finalidad de reproducir cantidad suficiente de un fragmento para su evaluación. Las técnicas moleculares han causado un gran impacto para el diagnóstico de microorganismos de difícil crecimiento y detección, ofreciendo diagnóstico confiable, más rápido y menos laborioso para aquellos.36 Otra de sus ventajas radica en que puede ser positiva aunque el microorganismo no se cultive y no esté vivo.20 Además la cantidad de material que hace falta para el inicio de la reacción es muy pequeña y solo es necesario la cantidad de ADN contenida en una sola célula, esto le ofrece una alta sensibilidad a la prueba. La reacción en cadena de la polimerasa ha servido para el desarrollo de pruebas específicas.36

La metodología del PCR a partir de cultivos puros de H.pylori permite diferenciar y tipificar los diversos genotipos, contribuyendo a la epidemiología molecular de esta bacteria que será de utilidad para el conocimiento de su heterogeneidad.36

Dada la gran especificidad y sensibilidad de la técnica de PCR se ha abierto una nueva etapa de diagnóstico, denominada diagnóstico molecular.34Fundamentalmente con la aparición de las pruebas moleculares se ha podido detectar H.pylori en diferentes muestras, las cuales pueden ser obtenidas por métodos no agresivos como la saliva, placa dental, heces,15,22,33 supone una posibilidad de diagnóstico, ya que resultaba muy difícil obtener resultados positivos para esta bacteria por metodología convencional. La metodología de PCR ha demostrado que el H.pylori puede estar presente en la cavidad bucal.1,15,32 De esta manera se ha podido determinar su presencia en muestras de placa dental, aftas bucales, saliva, ofreciendo una mejor alternativa para el diagnóstico clínico y para estudios de investigación relacionados con su modo de transmisión.19,24 Su determinación en este tipo de muestra no podría ser evaluada por el método de la ureasa porque la cavidad bucal contiene otras bacterias productoras de esta enzima.

Conclusión

De lo antes dicho se desprende que esta técnica esta especialmente indicada en el diagnóstico de la infección por H.pylori y en el monitoreo de la antibiótico-terapia de los pacientes con úlceras.

Por su parte a través del presente trabajo, podemos valorar la importancia de llevar a cabo una detección temprana de H. pylori en cavidad bucal afin de evitar daños mayores.

Bibliografía

1. Banatvala N, Romero Lopez C, Owen R. Use of Polymerase chain reaction to detect Helicobacter pylori in the dental plaque of healthy and symptomatic individuals. Microbiol Ecol Health Dis. 1994; 7:7: 1-8.

2. Bernarder S, Dalen J; Gastrin B, Henderborg L, Lamke Lo, Ohrn R. Absence of Helicobacter pylori in dental plaque in Helicobacter pylori positive dyspepsia. Eur J Microbiol Infect Dis 1993; 12: 282-4.

3. Berroteran A, Perrone M, Correnti M, Cavazza ME, Tombazzi C, Lecuna V, Goncalvez R. Prevalencia de Helicobacter pylori en muestras de placa dental de un grupo de pacientes venezolanos, mediante la técnica de reacción en cadena de la polimerasa. Acta Odontol Venez 2002; 40(2).
Disponible en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci-arttext&pid=S0001-636520 02000200004&ing=es&nrm=iso.

4. Clayton C, Kleanthous P, Coraes D, Morgan D, Tabaqchali S. Sensitive detection of Helicobacter pylori by using polimerase chain reaction. J Clin Microbiol 1992; 31: 783-7.

5. De Idiáquez D, Bussalleau A, Cok J. Nuevos esquemas terapéuticos para el tratamiento de la infección por Helicobacter pylori y evaluación de la reinfección al año postratamiento exitoso. Lima: Universidad Peruana Cayetano Heredia; 2001: 98.

6. Desai HG, Gill HH, Shankaran K, Metha PR, Prabhu SR. Dental plaque: a permanet reservoir of Helicobacter pylori?. Scand J. Gastroenterol 1991; 26: 1205-1208.

7. Dowsett SA, Archila L, Segreto VA, González Cr, Silva A, Vastola KA et al. Helicobacter pylori infection in Indigenous families of central America: Serostatus and Oral Finger nail carriage. J Clin Microbiol 1999; 37: 2456-2460.

8. Ferguson D, Li C, Patel N, Mayberry W, Chi D, Thomas J. Isolation of Helicobacter pylori from saliva. J Clin Microbiol 1993; 31: 2802-2804

9. Gasbarrini G, Pretolani S, Bonvicini f y col. A population based study of Helicobacter pylori in a European country: the san Marino study. Relations with gastrointestinal diseases Gut 1995; 36: 838-44.

10. Gollón García F. Infección por Helicobacter pylori. Medicine. 1996: 7; 81-88.

11. Hammar M, Tyszkiewicz T, wadstrom T, O#comizq#Toole PW. Rapid detection of Helicobacter pylori in gastric biopsy material by polimerase chain reaction. J Clin Microbiol 1992; 30: 54-58.

12. Hardo PG, Tugnait A, Hassan F, Lynch DAF, West AP, Mapstone NP et al. Helicobacter pylori and dental care. Gut 1995; 37: 44-46.

13. Khandaker K, Palmer Kr, Eastwood Ma, Et al. DNA fingerprints of Helicobacter pylori from mouth and antrum of patients with chronic ulcer dyspepsia. Lancet 1993; 342: 751

14. Kradjen S, Fuksa M, Anderson J, kempstone L, Boccia A, Petrea C et al. Examination of human stomach biopsies, saliva and dental plaque for Campylobacter pylori. J Clin Microbiol 1989; 27: 1397-98.

15. Li C, Ha T, Fergunson DA, Chi DS, Zhao R, Patel NR et al. Newly developed PCR assay of H. pylori in gastric biopsy, saliva, and faeces. Dig Dis Sci 1996; 41: 2142-2149.

16. Li C, Musich PR, Ha T, Fergunson DA Jr, Patel NR, Chi DS, Thomas E. High prevalence of the Helicobacter pylori in saliva demostrated by a novel PCR assay. Journal Clinical Pathology 1995; 48: 662-666.

17. Lin Sk, Lambert Jr, Schembri MA, Nicholson L, Johnson IH. The prevalence of Helicobacter pylori in practising dental staff and dental students. Australian dental journal 1998; 43: 35-9.

18. López Brea M, Alarcón T, Megraud F. Diagnosis of Helicobacter pylori infection. Current Opinion in Gastroenterology 1997; 13: 13-1915.

19. Luman W, Alkout AM, Blackwell CC, Weir DM, Planer KR. Helicobacter pylori in the mouth-negative isolation from dental plaque and saliva. Eur J Gastroenterol-Hepatol 1996; 8: 11-14.

20. Madinier I, Fosse T, Monteil R. Oral carriage of Helicobacter pylori: a review. J Periodontol 1997; 68: 2-6.

21. Madmujar P, Shah SM, Dhunjibboy KR, Desai HG. Isolation of Helicobacter pylori from dental plaques in healthy individuals. Ind J Gastroenterol 1990; 9: 271-272.

22. Mapstone NP, Lewis FA, Tompkins DS, Lynch D. PCR: identification of Helicobacter pylori in faeces from gastritis patients. Lancet 1993; 341-47.

23. Mapstone NP, Lynch DAF, Lewis FA, Axon ATR, Tompkins DS, Dixon MF, Quieke P. Identification of Helicobacter pylori DNA in the mouths and stomachs of patients with gastritis using PCR. J Clin Pathol 1993; 46: 540-43.

24. Martinez A, Martinez M. Helicobacter pylori: ¿un nuevo factor de riesgo cardiovascular? Rev Esp Cardiol 2002; 55: 652-6

25. Mendall Ma, Northfield t. Transmision of Helicobacter pylori infection. Gut 1996; 37: 1-3.

26. Miyabayashi H, Furihata K, Shimizu T, Ueno I, Akamatsu T. influence of oral Helicobacter pylori on the succes of erradication therapy against gastric Helicobacter 2000; 5: 30-37.

27. Murray P, Jo B, Pfalles M. Manual of Clinical Microbiology. Sixth Edition; 1995: 492-7.

28. Nguyen AM, El-Zaatari FA, Graham DY. Helicobacter pylori in the oral cavity . Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1995; 76: 705-709.

29. Pignataro S. Helicobacter pylori: reservorios no humanos. Acta Gastroenterol. Latinoam 1996; 26(5): 34-35.

30. Pytko-Polonczyk J, Konturek SJ, Karczewska E, Bielanski W. Oral cavity as permanent reservoir of Helicobacter pylori and potential source of reinfection. J Physiol Pharmacol 1996; 47: 121-9.

31. Ramirez A. Helicobacter pylori in Peru. Rev Gastroenterol, Peru 1991; 11:32-38.

32. Riggio M, Lennon A. Identification by PCR of Helicobacter pylori in Subgingival plaque of adult periodontitis patiens. J Med Microbiol 1999; 48: 317-22

33. Vaira D, Holton J, Monogatti M, Gatta L. Routes of Helicobacter pylori infection. Ital J Gastroenterol Hepatol 1998; 30: 279-85

34. Valentine J, Arthur R, Mohley H, Dick J. Detection of Helicobacter pylori by using the polymerase chain reaction. J Clin microbiol 1991; 29: 689-95.

35. Von Reckinghausen G, Weischer T, Ansorg R, Morh C. No Cultural detection of Helicobacter pylori infection. Am J Gastroenterol 1997; 92: 2148-2154

36. Zamudio RM, Huguet TJ, Suárez MV, Morón CC; Vargas CG, Soriano AC, frisancho VO, Bussalleu RA. Estandarización de la Reacción en Cadena de la polimerasa para la tipificación de Helicobacter pylori. Rev Peru Med Exp Salud Pública