TRABAJO DE TESIS DE GRADO

 

Material proporcionado por:

Estudiantes optantes al Curso Medio en Salud Pública Mención Administración Sanitaria. Junio 2003

Dr Lucio Manuel Sosa
Odontólogo. UCV. Hospital Victorino Santaella Ruiz.

Lic. Marina González
Bionalista. UCV. Hospital Victorino Santaella Ruiz.

Lic. Beatriz Naranjo. Lic. Iraida Navas. Lic. Beatriz Quintana.
Licenciadas en Enfermería. Hospital Victorino Santaella Ruiz.

Summary

A random population of 50 children studied, whose ages are included/understood of 7 to 13 years of age, both sexes, that go to an educative institution, in Los Teques, State Miranda. Venezuela.

The fundamental approach of this study of field, is to know the oral Epidemiologist the population submissive study; based on the epidemiologycal examination thus to obtain the most frequent indicators as they are: The number of children who display and do not display decay, Obturated Caused to decay, Lost teeth (CPO-D / ceo-d), IHOS and the presence of oral parasites, like indicators of bad oral hygiene. (2)It is well-known by all the situation by which it crosses the country, repelling of negative way, in the familiar income and therefore in the acquisition of foods with sufficient nutrients to guarantee a state of general health to the population. The basic diet when passing the time has been replaced in its majority by carbohydrates, diminishing the protein consumption and minerals necessary to guarantee the growth and healthy development in the children.

In Venezuela, the reality that we faced with respect to the oral health is more and more alarming, since, if we analyzed the type of treatment that is made in the different centers from health from level of the state, are based on the mutilation and dental cleaning, avoiding the sanitary education of these groups. The policies of oral health established by the State, seem to be absent of the scholastic classrooms (16). The preoccupation on the part of the representatives with respect to the Odontologycal attention of its children is every smaller time, so single going by strict emergences, being they contributor them in mutilating to its own children before the pain sequels.
The direction of new policies of services in the search of models that improve the quality of life and that offer to better efficiency and effectiveness to more prudent costs.
Between some of the innovating elements to introduce itself within this concept of health, it is the urgent necessity to provide to the population of children and adolescents of specific programs of oral health. Previously exposed it must that this important population sub-group has not been considered like a problem of public health, since so single its morbidity has been taken into account that is very low in the different centers from health.
Key words: oral Epidemiologist, oral parasitism, indicators of oral health

Resumen

En el presente trabajo, se estudió una población aleatoria de 50 niños, cuyas edades están comprendidas de 7 a 13 años de edad, de ambos sexos, que acuden a una institución educativa, en Los Teques, Estado Miranda. Venezuela.

El enfoque primordial de este estudio de campo, es conocer la Epidemiología bucal de la población sometida a estudio; basados en el examen epidemiológico para así obtener los indicadores más frecuentes como son: El número de niños que presentan y no presentan caries, el Indice de dientes Cariados, Perdidos y Obturados (CPO-D / ceo-d), el Indice de Higiene oral (IHOS) y la presencia de parásitos bucales, como indicadores de mala higiene bucal. (2)

Es conocida por todos la situación por la cual atraviesa el país, repercutiendo de manera negativa, en los ingresos familiares y por ende en la adquisición de alimentos con suficientes nutrientes para garantizar un estado de salud general a la población. La dieta básica al transcurrir el tiempo ha sido suplida en su mayoría por carbohidratos, disminuyendo el consumo de proteínas y minerales necesarios para garantizar el crecimiento y desarrollo sano en los niños.

En Venezuela, la realidad que enfrentamos con respecto a la salud bucal es cada vez más alarmante, ya que, si analizamos el tipo de tratamiento que se realiza en los diferentes centros de salud a nivel del estado, están basados en la mutilación y saneamiento dental, obviándose la educación sanitaria de estos grupos. Las políticas de salud bucal establecidas por el Estado, parecen estar ausentes de las aulas escolares (16). La preocupación por parte de los representantes con respecto a la atención Odontológica de sus hijos es cada vez menor, tan solo acudiendo por estricta emergencias, siendo ellos los partícipes en mutilar a sus propios hijos ante las secuelas de dolor.
La orientación de nuevas políticas de servicios en la búsqueda de modelos que mejoren la calidad de vida y que brinden mejor eficiencia y eficacia a costos más prudentes.
Entre algunos de los elementos innovadores a introducirse dentro de este concepto de salud, está la urgente necesidad de proporcionar a la población de niños y adolescentes de programas específicos de salud bucal. Lo anteriormente expuesto se debe a que este importante subgrupo poblacional no ha sido considerado como un problema de salud pública, puesto que tan solo se ha tomado en cuenta su morbilidad que es muy baja en los diferentes centros de salud.

Palabras claves: Epidemiologia bucal, parasitosis bucal, indicadores de salud bucal.

Planteamiento del problema y delimitación

¿Qué índice Epidemiológico bucal presentan los alumnos de educación primaria de 1° y 2° etapa de la Unidad Educativa Presbítero "Manuel Cañizares" ubicada en el Sector EL Paso, Los Teques, Estado Miranda?

Esta interrogante nos permite conocer el grado de conocimiento sobre higiene bucal que poseen los estudiantes de esta institución, la atención que reciben por parte de profesionales, tomando en cuenta que cada día, esta atención ha disminuido en las instituciones escolares de nuestro país por recorte presupuestario que se han suscitado a lo largo de los años.
En Venezuela, la caries y las enfermedades gingivales; representan un problema de salud y al parecer los más vulnerables tienden a ser la población infantil. Es posible que esta relación de dientes afectados por caries, material alba y placa bacteriana dental sea un reflejo de la poca accesibilidad de los grupos a los diferentes centros de salud ubicados en la zona y la ausencia de políticas educativas ya establecidas por los entes gubernamentales que no son ejecutadas en la institución.

Justificación

La Higiene Bucal es un factor determinante para el mantenimiento de una salud bucal aceptable. Las condiciones de la población con respecto a esta conducta, amerita de una educación orientada hacia la adaptación de patrones que favorezcan la higiene bucal.

La Caries dental es una enfermedad considerada como un grave problema de salud pública y su estudio en el país es necesario. La O.M.S. utiliza el problema de caries dental y los índices de C.P.O D, como un indicador indirecto de las condiciones de salud de la población. (3)

Mediante información obtenida en el Servicio de Odontología del Hospital Victorino Santaella Ruiz, sé reportada la baja afluencia de niños a esta consulta, acudiendo sólo cuando tienen una afección dolorosa; por lo cual planteamos hacer un estudio sobre la Epidemiología bucal, en un grupo escolar de los Altos Mirandinos. (9)

En Venezuela se presume, que no exista información sobre estudios realizados con referencia a Trichomonas tenax en niños, probablemente tampoco exista en Entamoeba gingivalis.

Objetivos

Objetivo General

Conocer el índice Epidemiológico de Salud Bucal en una población escolar ubicada en Los Teques, Estado Miranda. Venezuela.

Objetivos específicos

1. Conocer la conducta de la materia alba individual y grupal en la población seleccionada.
2. Conocer la conducta de la caries (CPO-D / ceo-d) individual y grupal en la población seleccionada.
3. Determinar la presencia de Trichomonas tenax y Entamoeba gingivalis en la placa dental de la población seleccionada.
4. Conocer las medidas preventivas empleadas por el grupo de estudio con respecto a la Higiene bucal.

Marco Teórico

1.- Placa bacteriana dental (6)

Para definir la placa bacteriana dental, es importante conocer primero cual es la definición de "Materia alba". Es una capa bacteriana adquirida, un depósito amarillo o blanco grisáceo blanco y pegajoso, aunque es algo menos adhesivo que la placa dental. Se ve claramente sin la utilización de sustancias reveladoras y se deposita sobre las superficies dentales, restauraciones, cálculo y encías. Tiende acumularse en el tercio gingival de los dientes y sobre todo en aquellos que tienen mala posición.
Esta se forma en pocas horas sobre los dientes previamente limpios y en períodos en que no se ha ingerido alimentos. Su remoción es sumamente sencilla, pero para asegurarse de su completa eliminación es conveniente instruir a los pacientes en las buenas técnicas de higiene bucal.
La materia alba fue considerada por mucho tiempo, como un compuesto de residuos y alimentos, ya en la actualidad es reconocido como una "concentración de microorganismos, células epiteliales descamadas, leucocitos y una mezcla de proteínas y lípidos salivales con poca o ninguna partícula de alimento". No posee estructura interna como la placa bacteriana dental.

La placa bacteriana dental se clasificará basándose según su ubicación con respecto al margen gingival: Placa bacteriana supragingival y La placa bacteriana subgingival.

Con respecto a su composición tiene un contenido orgánico e inorgánico. La matriz orgánica consiste en un complejo de proteínas y polisacáridos cuyos principales componentes son carbohidratos y proteínas y lípidos, siendo estos los productos extracelulares, restos de alimentos ingeridos y derivados glicoproteícos. El carbohidrato (dextrano), un polisácarido producido por las bacterias, representando un 10% de la placa.

Los principales componentes inorgánicos de la placa bacteriana son el calcio y el fósforo; existen pequeñas cantidades de magnesio, potasio y sodio. Están unidos a los componentes orgánicos en mayores concentraciones en dientes antero-inferiores por sus superficies linguales. La mayor incidencia de contenido inorgánico hace que la placa se transforme en cálculo, esto explica porque en los niños no hay formación de calculo dental, ya que, el contenido inorgánico es muy bajo.

2.- Caries dental (11)

La caries dental es una enfermedad infecciosa, localizada y progresiva del diente, que se inicia con la desmineralización de los tejidos duros del diente. Se ha demostrado que es la afección de la cavidad bucal de mayor morbilidad, siendo originada por la acción de las bacterias específicas presentes en la placa dental, las cuales fermentan los carbohidratos de la dieta (específicamente sacarosa), originado como producto final de su metabolismo ácidos orgánicos en cantidad suficiente para producir descalcificación del esmalte.

La etiología de la caries dental es una enfermedad multifactorial, asociada a la interrelación de tres factores. Keys, en 1.969 reportó, para que se inicie el proceso carioso es necesario la presencia del huésped, la bacteria y la dieta. Luego en 1.978, Newbrun introduce un nuevo factor, el tiempo que vino a esclarecer en forma más precisa el proceso de formación de la caries. La interacción de los factores antes mencionados evidenciará clínicamente la caries.

Los factores etiológicos de la caries se basarán
• Factor huésped (Diente susceptible).
• Factor agente. (6)
• Factor sustrato.
• Factor tiempo.

No podemos dejar de mencionar que la saliva juega un papel preponderante, ya que es una fuente de micronutrientes y co-factores necesarios para el crecimiento bacteriano, así como contribuye con componentes antibacterianos como inmunoglobulinas secretorias IgA, lactoferrina y lisozimas que inhiben el proceso de adherencia bacteriana a la superficie del esmalte; por lo tanto la saliva actúa como un buffer para neutralizar la acidificación provocada por la placa dental sobre la superficie dentaría. Igualmente posee constantemente Calcio y fosfato que ayudan a la remineralización del esmalte. La saliva es fuente de glucoproteinas que una vez que se precipitan sobre el esmalte, forman la llamada película adherida cuya función es proteger el esmalte del ataque de los ácidos.

3.- Entamoeba Gingivalis (7,17,21).

Este fue el primer parásito del hombre descubierto por Gros en 1.849, aislado y descubierto en el cálculo dental, siendo Prowazek en 1.904, el que da la primera descripción de la misma.

A través de la historia se ha conocido también como Amoeba ginginvalis (Gros, 1.849); Amoeba buccalis (Steinberg, 1.862); Entamoeba buccalis (Prowazek, 1.904); Entamoeba gingivalis (Brumpt, 1.913). La Entamoeba gingivalis sólo se le ha encontrado en la fase vegetativa y quizás nunca se enquiste. El trofozoito vivo mide de 5 a 35 micras de diámetro. El Entamoeba gingivalis sólo se ha observado en la fase de profozoito en el material recolectado y en cultivos.

La Entamoeba gingivalis, habita en los tejidos de las encías, alrededor de los dientes, en particular si hay un proceso inflamatorio o supurativo. Se le encuentra en bocas sanas y en prótesis dentales defectuosas. Se le ha aislado en criptas amígdalinas y en secreciones histolíticas de amígdalas enfermas. Aparentemente la misma especie ha sido encontrada en encías de perros, gatos y monos.

Se multiplica por fisión binaria, no produce quiste, por lo tanto se concluye que la transmisión de esta Amiba se efectúa en la especie humana por medio de gotitas de saliva de un individuo a otro infectado durante el contacto estrecho con otro sano, así como en vasos y platos contaminados.

La Entamoeba gingivalis es un comensal que vive principalmente de los productos de la descamación del borde de las encías y se desarrolla mejor en encías enfermas.

No esta indicado tratamiento específico, pero la presencia de éste, revela la necesidad de mejorar la higiene bucal; siendo la profilaxis, la que fundamenta su acción en la instrucción a niños y adultos acerca de la debida higiene bucal.

 


Imagen 1: Entamoeba gingivalis.

4.- Trichomonas Tenax (7,17)

Historia

Muller en 1.773, observó un flagelado en el cultivo de 4 días de sarro dental en agua y le dio el nombre de Cercaria tenax. Hoffle en 1.852, fue al parecer el primero en observar Trichomonas, obteniéndola directamente de la boca humana. Steimberg en 1.862, empleó tres nombres de especies (elongata, candata y flagellata), para las variedades flageladas orales que estudió. Aunque los protozoologos en general han aceptado la opinión de Dobell de que tenax es el nombre correcto de especie para Trichomonas.

Hay datos suficientes para dudar que Muller, halla observado realmente este flagelo bucal, puesto que sus cultivos quizás estuvieron invadidos de infusorios de vida libre. Trichomonas tenax tiene una distribución mundial.

Trichomonas tenax es un comensal inocuo de la boca del hombre. Vive en el sarro dentario, alrededor de los dientes, en las células de las mucosas necróticas, en los márgenes gingivales de las encías o asociadas con las espiroquetas en la angina de Vincent, así como en la enfermedad gingival conocida como "la enfermedad de las trincheras" o "gingivitis de Vincent. Es usual encontrarlo en las amígdalas; no sobrevive en el aparato digestivo, formando parte integral de la microbiota que conforma la placa bacteriana subgingival. Se cree que la transmisión se efectúa a partir de las gotitas de Pfluger o por el uso de utensilios de comer, contaminados por el parásito. De los tres tipos de especies que infectan al hombre, solamente la Trichomonas vaginalis es patógeno. es un flagelado periforme el cual solo se le conoce la fase de Trofozoito.
Posee cuatro flagelos anteriores y un quinto flagelo posterior o recurrentes, los cuales junto con la membrana ondulante, le confieren movilidad al mismo. Es anaerobio facultativo y se reproduce principalmente en forma asexual por división binaria en sentido longitudinal. Es muy resistente a los cambios de temperatura y puede sobrevivir durante varias horas en el agua de beber. Es un protozoario flagelado, con 3 – 5 flagelos anteriores, un axostilo y una membrana ondulante, piriforme y mide unas 7,5 micras de longitud. El diagnóstico se establece mediante el hallazgo del parásito en el material extraído del borde de las encías, en el sarro dental o de las criptas amigdalinas. Es usual encontrarlo como hallazgo de la siembra del material sospechoso en los medios de cultivos apropiados. El tratamiento específico, se lleva a cabo, mejorando la higiene bucal.

 


Imagen 2: Tricomonas tenax

 

Metodología empleada

Tipo de estudio

El tipo de estudio empleado es Analítico, observacional, Transversal.

Selección de la muestra

En Los Teques - Estado Miranda, específicamente en el Sector EL PASO, se encuentra ubicada la Unidad Educativa Presbítero " Manuel Cañizares", la cual cuenta con una matricula de 420 niños. Esta Unidad Educativa labora únicamente en el turno de la mañana. Para realizar este estudio de campo se seleccionaron 50 niños de manera aleatoria (4,5,22) entre los 3°, 5° y 6° grado.

 


Foto 1: Muestra seleccionada

 

Variables e instrumentos

Al momento de precisar nuestros objetivos específicos, tenemos ya claramente identificados las variables que deseamos estudiar (Caries, Placa bacteriana bucal, Parásitos y medidas preventivas). A continuación describiremos de manera específica cada una de las variables con su respectivo instrumento.
• 3.3.1.- Para determinar los índices epidemiológicos de enfermedad dental (caries), emplearemos la Ficha de registro de CPO-D / ceo-d, avalada por la Facultad de Odontología de la UCV
• 3.3.2.- Para determinar el Indice epidemiológico de Higiene oral, emplearemos la ficha de IHOS, avalada por la Facultad de Odontología de la UCV.
• 3.3.3.- Para determinar la presencia de parásitos (Trichomonas tenax y Entamoeba gingivalis) emplearemos como instrumento una ficha bacteriológica diseñada para el estudio.
• 3.3.4.- Para precisar los medios de prevención que emplea la población estudiada, se diseño una encuesta con 5 preguntas relacionadas con el tema.

Materiales y métodos

Este estudio de campo lo dividimos en dos partes, la primera esta relacionada con la inspección bucal (Odontología) y la segunda parte esta relacionada a la bacteriología (Microbiología).

Odontología:
Indice de Higiene Bucal e Indice de CPO-D / ceo-d. (6,9,14,24)

Indice Simplificado de Higiene Bucal (IHO-S)

Green y Vermillon en 1.964. Crearon un sistema para medir las enfermedades periodontales y gingivales, siendo estos productos de la placa bacteriana. Se puso en evidencia que estos datos suministrados carecían de significado, salvo que por separado se valorará el grado de higiene y limpieza. Debido a esto, ellos establecieron como meta desarrollar una técnica de medición valedera que sirviera para estudiar la epidemiología de la enfermedad periodontal, evaluar la eficacia del cepillado y la actuación odontológica de una comunidad y los efectos inmediatos de programas de educación sanitaria dental.
Al darse cuenta que no era necesario y practico valorar todos los dientes para determinar el nivel de higiene oral de una persona, Green y Vermillon seleccionaron seis superficies dentarias índices, representativas de todos los segmentos anteriores de la boca. Estos dientes serán (1° molar Permanente superior derecho (16) o 2° segundo molar temporal superior derecho (55), Incisivo central superior permanente derecho (11) Incisivo temporal superior derecho (51), 1° molar superior izquierdo (26) o 2° segundo molar temporal izquierdo (65), 1° molar Permanente inferior izquierdo (36) o 2° segundo molar temporal inferior izquierdo (75), Incisivo central inferior permanente izquierdo (31) Incisivo temporal inferior izquierdo (71), 1° molar Permanente inferior derecho (46) o 2° segundo molar temporal inferior derecho (85)
Este criterio tuvo su fundamento en el Factor Tiempo, porque cuento mayor es el tiempo que el individuo descuida los hábitos de Higiene de su boca, tanto mayor es el área del diente que quedará cubierta por los residuos.
El IHOS consta de dos componentes: el índice de residuos simplificado (DI-S) y el índice de cálculo (CI-S), cada componente evaluado en una escala de 0 a 3. Los criterios para medir el componente de residuos (DI-S) de higiene oral simplificada (IHO-S) serán los siguientes.

0 – No hay residuos o manchas.
1 – Los residuos o placa no cubre más de un tercio de la superficie dentaria.
2 – Los residuos o placa cubren más de un tercio de la superficie pero no más de dos
tercios de la superficie dentaria expuesta.
3 – Los residuos blandos cubren más de 2 tercios de la superficie dentaria expuesta.

Para obtener el índice individual de IHO-S por individuo se requiere sumar la puntuación para cada diente señalado y dividirlo entre él numero de superficies analizadas, una vez ya establecido, se procede a determinar el grado clínico de higiene bucal.

• Bueno 0,0 – 1,2
• Regular 1,3 – 3,0
• Malo 3,1 – 6,0

Indice de CPO-D /ceo-d (11,24)

El concepto original de este índice fue desarrollado en un articulo publicado en "The public Health Bulletin" de Diciembre de 1.937, titulado "Dental caries in American Children" por Henry Klein y Carroll Palmer. El CPOD describe numéricamente los resultados del ataque de las caries en los dientes permanentes de un grupo poblacional. Por lo general se expresa como el promedio de dientes por persona, en la población estudiada. El promedio general se realiza separadamente por edad y sexo. En el análisis de los datos de CPOD se espera que su promedio sea más alto para las niñas que para los niños y que con mayor edad mayor será el índice de CPOD. Cuando el levantamiento epidemiológico es realizado en una población que presenta dentición mixta es también utilizado el índice de ceo-d, usado para describir la prevalencia de caries en los dientes temporales.
El símbolo "C", se refiere al número de dientes que presentan lesiones de caries no restaurados. El símbolo "P", se refiere a los dientes permanentes perdidos por caries. Además de dientes perdidos por caries o extraídos por alguna razón, se acostumbra a clasificar como perdidos aquellos dientes que tienen extracción indicada (por caries). El símbolo "O", se refiere a los dientes permanentes qué fueron atacados por la caries pero que están ahora restaurados. El símbolo "D" es usado para identificar la unidad establecida DIENTE, o sea, el número de dientes permanentes afectados en vez de las superficies afectadas.
Los códigos utilizados en esta clasificación son valores numéricos, ya que son fáciles de aprender.
El código para dientes permanentes y temporales será:

0 – Espacio Vacío
1 – Diente permanente cariado.
2 – Diente permanente Obturado.
3 – Diente permanente extraído.
4 – Diente permanente con extracción indicada.
5 – Diente permanente sano.
6 – Diente temporal cariado.
7 – Diente temporal obturado.
8 – Diente temporal con extracción indicada.
9 – Diente temporal sano.

Descripción de la metodología empleada

Una vez seleccionada la muestra, se procede a solicitarles que realicen en casa y antes de ir a la escuela, sus métodos de Higiene bucal empleadas por ellos. Se les pidió su cepillo dental que para ese mismo día que vaya a ser recolectada la muestra. La realización de este procedimiento se realizó antes de su hora de descanso, para así evitar sobreañadir restos alimenticios, evitando modificar o distorsionar los resultados.

Materiales empleados:

1. Colorante vegetal para repostería (azul y rojo), esto se empleó como sustancia reveladoras para identificar la placa bacteriana. Este colorante viene en un frasco gotero, así facilitando su disposición en cavidad bucal. Se empleó este, ya que en estudios anteriores y en opiniones profesionales, no es tóxico y costoso.
2. El uso de guantes, mascarilla y de bajalenguas por alumno, fue el recurso más importante, ya que con ellos se pudo explorar la cavidad bucal, asegurando la higiene en el paciente.
3. Por realizarse este acto en un salón con poca accesibilidad a la luz, se empleó una linterna tipo visera, Marca Coleman, para así brindar mayor luminosidad y claridad al momento de explorar cavidad bucal.
4. Este procedimiento se realizó bajo la supervisión de un especialista (Odontólogo), así garantizando un buen criterio clínico de los resultados.
5. Un espejo, herramienta educativa empleada. Uno de las filosofías que posee este método, es la de brindar educación al sujeto sometido al estudio, ya que puede ver y reconocer mejor la
6. placa la bacteriana, además de identificar las zonas donde es menos accesible su técnica de cepillado.

 


Foto 2: Material e instrumental

Procedimiento

En orden fueron llamados los sujetos a estudio, se les dio una explicación previa de cómo sería el procedimiento, se les indicó que este es indoloro y para poder realizarlo sin problemas, se recalcó la importancia de su participación tranquila y calmada.



Foto 3: Registro y control. Encuesta

Toma y recolección de la muestra

Para realizar la toma de la muestra de los niños, se seleccionó los dientes posteriores superiores (cara vestibular) y los incisivos centrales (cara vestibular), por ser estas zonas donde hay mayor cantidad de placa bacteriana dental supragingival alrededor de los cuellos. La toma se realizó utilizando hisopos previamente esterilizados, realizando un barrido mecánico de las zonas antes mencionadas.

 


Foto 4: Recolección de la muestra.

Para obtener la información de caries, se le solicita al niño que se siente cómodamente en la silla y que incline la cabeza en sentido posterior para sí tener mayor visibilidad. Una vez cómodo el niño, se procede a examinar con la ayuda de un bajalengua para mover los tejidos blandos de la cavidad y las piezas dentarias. Este momento del examen se requiere silencio y tranquilidad para así poder dictar sin interferencia los datos al asistente que lleva la ficha.

 


Foto 5: Examen epidemiológico.

Para colocar la sustancia reveladora de placa bacteriana, se llama al primer participante que ya ha sido previamente evaluado; este sirve como modelo para los otros niños que estarán ubicados en la sala de espera. Se le pide que abra la boca, pidiéndole que toque con la punta de la lengua el paladar duro. Se procede a colocar una gota de colorante vegetal azul y otra roja. Ya una vez colocada la sustancia reveladora en boca, se le pide al participante que cierre su boca. Una vez cerrada, se indica que pase la lengua por todos los dientes, por todas las superficies dentarias. Luego que ha realizado lo solicitado, se le indica que debe ir al baño para escupir la cantidad de colorante y de saliva en boca, debiendo enjuagarse suavemente para evitar el eliminar por completo la sustancia reveladora.

 


Foto 6: Sustancia reveladora.

Una vez retirado el exceso de sustancia reveladora, el individuo regresa al sitio de origen para proceder a evaluar los dientes indicados para el estudio, siendo estos resultados registrados en la Ficha de IHO-S previamente identificada con los datos básico del participante, como son nombre, apellido, edad, sexo, grado y sección. La unidad educativa se le brinda con el uso de un espejo, se les instruye en tópicos como placa bacteriana, caries, dieta y métodos de prevención.
Ya finalizado, se le pide al participante que regrese al baño, acompañado de su cepillo y crema dental para proceder a la eliminación total de la sustancia reveladora. Cuando éste llegue al sitio para cepillarse, conocerá los sitios donde hay mayor acumulo de placa bacteriana y se cepillará mejor la zona.

 


Foto 7: Registro y control de datos.

 

Transporte de las muestras

Las muestras tomadas fueron colocadas en tubos de ensayo con tapa de bakelita previamente rotulados. El contenido de este es 1 ml. de solución salina al 0,85% y llevados al laboratorio de bacteriología para su posterior proceso.

 


Foto 8: Medio de transporte.

 

Procesamiento de la muestra

Una vez que fueron llevadas las muestras al laboratorio del Hospital Victorino Santaella, se mezcló y se descartó el hisopo, sé centrifugó la muestra en una centrífuga marca ADAMS (PCC), a una velocidad de 1.500 r.p.m. por 5 minutos, luego con pipetas pasteur se descartó el sobrenadante, tan solo dejando 0,5 ml. aproximadamente para luego resuspender el sedimento con el cual se realizará el examen directo.

Observación microscópica

Para la realización del examen directo se colocó una gota del sedimento resuspendido en una lámina porta objeto cubierta por una laminilla cubre objeto. Para realizar la observación microscópica al fresco, se empleó un microscopio de luz marca B&C, enfocando con objetivo 10x y 40 x, con el fin de visualizar protozoarios, blastoporas, células epiteliales y predominio de flora bacteriana.

Análisis e interpretación de los datos

TABLA 1: Distribución de escolares, según edad y sexo

Fuente: Elaboración propia.

Interpretación: Del total de los escolares estudiados, observamos que el 66% esta representado por las edades de 10 a 12 años, un 30% en las edades de 7 a 9 años y un 4% en aquellos niños de 13 años y más. La distribución en las edades que podemos observar en la tabla puede explicarse de manera sencilla, ya que al seleccionar la muestra, un gran porcentaje de estos estuvo ubicado en los 5° grados. Es importante recalcar que al haber un porcentaje alto de escolares de 10 a 12 años, habrá en el estudio, un mayor número de dientes permanentes que de dientes temporales.
Con respecto al sexo, observamos que en los varones hay un 50% de escolares de 10 a 12 años, un 40% en las edades de 7 a 9 años y un 10% en aquellos niños cuyas edades están comprendidas de 13 años y más. En las hembras apreciamos que el mayor porcentaje 77%, están en las niñas de 10 a 12 años, un 23% en niñas de 7 a 9 años, no habiendo representación de niñas de 13 años y más.
Podemos concluir que la muestra esta representada en su mayoría por escolares de 10 a 12 años y con referencia al sexo hay un mayor número de hembras que de varones a esa edad.
Es importante observar que en este estudio, debería haber un índice alto de caries y restauraciones en las hembras que en los varones; pudiendo esto deberse a la mayor proporción de hembras que de varones o por factores genéticos de desarrollo entre ambos sexos (15).

TABLA 2: Distribución de Escolares sanos y no sanos bucalmente.

Fuente: Elaboración propia.

Interpretación: Según la distribución de escolares sanos y no sanos bucalmente, el 90% de los casos los representan los escolares no sanos; interpretándose como aquellos escolares que tuvieron contacto con la caries. El 10% lo representa los escolares sanos, esto quiere decir que nunca han tenido caries, debiéndose esto a su interés por la higiene oral y las visitas periódicas al odontólogo, realizan sus cepillados diarios después de cada comida y es probable que cambien su cepillo dental como es lo establecido.
TABLA 3: Distribución de escolares sanos y no sanos bucalmente, según el sexo

Fuente: Elaboración propia.

Interpretación: El criterio para evaluar o definir lo que es sano y no es sano en cavidad bucal esta basado en la presencia de caries o no, y en la presencia o no de restauraciones de dientes.
Según la distribución de escolares sanos y no sanos bucalmente, basados en el sexo, se demostró que del total de los casos estudiados, el 10% representa los sanos para ambos sexos de manera equitativa, siendo el 90% en los no sanos igual para ambos sexos. Sin embargo, podemos apreciar que en los escolares no sanos se evidencia un mayor número de casos para las hembras que en los varones, existiendo la probabilidad de dientes cariados y más propensos a enfermedades gingivales.
TABLA 4: Dientes permanentes y temporales examinados

Fuente: Elaboración propia.

Interpretación: Del total de dientes evaluados, el 78% corresponden a dientes permanentes y el 22% a dientes temporales. Es de observar que encontramos un mayor número de dientes permanentes que de temporales, siendo el resultado esperado en este trabajo, dado que nuestra muestra esta comprendida en su mayoría por escolares de 10 a 12 años, considerados como adultos para la Odontología a un niño de 12 años por tener presente el 2do. Molar permanente en cavidad bucal, indicador del cierre del ciclo de los dientes temporales en boca.
TABLA 5: Condición dental por número de piezas

Fuente: Elaboración propia

Interpretación: Según condición dental de la población estudiada, de la totalidad de las piezas examinadas, el 83% están representado por dientes sanos tanto permanentes como temporales. Observamos que un 11% están cariados para ambas denticiones, siendo el 3% indicados para extracción ya que no son recuperables. Acá podemos analizar el indicador de salud bucal conocido como "Daño presente" (cariados + indicados para extracción) cuyo porcentaje es de 14% de los casos evaluados. Con respecto a los dientes obturados, este representa un 3%, siendo este el indicador de tratamiento aplicado.
En conclusión, el mayor porcentaje está en los dientes sanos y observamos que el daño presente es mayor que el tratamiento aplicado, donde concluimos que hay más dientes
cariados que reparados. ¿Porqué sucede esto?, ¿Será que los escolares acuden poco a las consultas odontológicas?, ¿Tienen poca información en cuanto a salud bucal?, ¿Habrá falta de controles periódicos o será escaso el cepillado dental?
TABLA 6: Número de dientes cariados, obturados e indicados para extracción, según la dentición

Fuente: Elaboración propia

Leyenda: S= sanos; C = Cariados, O = Obturados; Ei = Extracción indicada; E = Extraído.

Interpretación: La condición de la condición dental tanto en dientes permanentes y temporales es importante, ya que hay un mayor número de piezas dentales permanentes que de temporales en este estudio. En esta tabla deseamos comparar dicha relación con los siguientes aspectos:
Dientes sanos: Para la totalidad de dientes permanentes y temporales sanos, el 82% esta en los permanentes y el 18% en dientes temporales. Esto en realidad no nos sorprende, ya que en anterioridad conocíamos la relación entre ambas denticiones.

Dientes cariados: Hay un mayor índice de caries; 66% en dientes permanente y un 34% en dientes temporales. Esto es realmente preocupante, ya que los dientes temporales además de tener una finalidad de contribuir en el desarrollo de los maxilares, mantenimiento de espacio y estética, estos serán oportunamente sustituidos por los dientes permanentes. A destacar el alto índice de caries, estos dientes en la mayoría de las consultas es solicitado por los representantes su extracción. Muchos son reparados y si estos no están bajo el control de un especialista, es posible que se presente caries de recidiva y en algún momento perderse permanentemente de cavidad bucal.

Dientes obturados: El mayor número de dientes obturados está representado por un 58% en dientes permanentes y un 42% en dientes temporales. Al analizar cuidadosamente esta tabla, podemos apreciar que el índice de caries para ambas denticiones es superior que el tratamiento aplicado. En este instante es importante formularse una serie de interrogantes porque este fenómeno ocurre.

Dientes indicados para extracción o extraídos: Es totalmente valedero, nuestra percepción comentada anteriormente con respecto a la perdida prematura de dientes temporales y permanentes. El motivo real por el cual se indica un diente para la extracción, es que no hay posibilidad de aplicar tratamiento conservador. Del total de casos evaluados, el 44% esta ubicado en dientes permanentes, mientras que el 56% esta en dientes temporales. Acá es probable que los dientes temporales indicados, sean por la salida del sucesor (permanente), basando nuestro análisis en el alto porcentaje de escolares de 10 a 12 años que están finalizando su etapa de cambio dental de temporal a permanente.
TABLA 7: Distribución de escolares con daño dental, según el sexo

Fuente: Elaboración propia.

Leyenda: Ei: extracción indicada.

Interpretación: Del total de casos, el 60% fue presentado por las hembras, mientras que los varones reportaron un menor porcentaje de caries 40%, indicando esto que las hembras presentan mayor susceptibilidad a la presencia de caries, inclusive siendo ellas la mayoría representada en la muestra.
Del total de dientes obturados, el mayor porcentaje está en las hembras con un 71%, mientras que los varones reportaron un 29%. Aquellos casos indicados para extracción, se reportó que tanto hembras como varones presentaron cada uno un 50% de los casos. En conclusión, las hembras son las que presentan más caries que los varones. De igual manera hay que hacer notar que las hembras se preocupan más por ir al servicio de odontología para reparación de dientes afectados. En nuestro trabajo se observó que aunque los varones poseen un índice menor de caries, estos al parecer acuden menos a las consultas para tratamiento que las hembras, pudiendo esto deberse a la extensión de la caries que es menor en espacio. Lo mismo ocurre con los dientes indicados para extracción, aunque para ambos sexos es igual el número de casos, vemos que las hembras son las más preocupadas por su salud bucal.
TABLA 8: Condición de las piezas dentales, según la edad

Fuente: Elaboración propia.

Leyenda: C = Cariados, O = Obturados; Ei = Extracción indicada; S = sanos

Con respecto a los dientes cariados según la edad, el 73% representa el mayor número de casos en escolares de 10 a 12 años, siguiendo los escolares de 7 a 9 años con un 24% y por último, le siguen los escolares de 13 años y más con un 3%, lo que quiere decir que los niños de 10 a 12 años son los más susceptibles de nuestra muestra en estudio y los niños de 13 años y más tienen a nuestro parecer un índice alto por el bajo número de niños a esa edad.

Con respecto a los dientes obturados, igualmente el mayor porcentaje con un 61%, estuvo comprendido en escolares de 10 a 12 años, siguiendo los escolares 7 a 9 años con un 39% y los de 13 años y más no hubo ningún caso. Se evidencia que los escolares de 10 a 12 años son los más susceptibles.

Con respecto a los dientes indicados para extracción, los niños de 10 a 12 años fueron los que presentan mayor índice de caries que no son recuperables 49%, siguiendo los escolares de 7 a 9 años con un 36% y los de 13 años y más con un 15%. De igual manera observamos acá que los más susceptibles son los niños de 10 a 12 años.

Con respecto a los dientes sanos, la población de niños de 10 a 12 años fue los que un mayor índice de dientes sanos 66%, siguiendo los niños de 7 a 9 años con un 30% y con un 4% los de 13 años y más.
Para concluir, podemos decir que de la muestra estudiada la mayoría de los niños estuvo comprendido en las edades de 10 a 12 años, por lo tanto acá se encontró la mayor problemática en salud bucal, llevándonos en hacer un mayor énfasis en las políticas de salud bucal en las escuelas.
TABLA 9: Indice de CPO-D / ceo-d, según el sexo

Fuente: Elaboración propia.

En esta tabla relacionamos el índice de CPO-D / ceo-d con respecto al sexo. Es importante para esta interpretación dar a conocer que estos índices indican el N° de dientes que han sido afectados por caries, si han sido reparados o están indicados para extraerlos porque no hay posibilidad de repararlos. Así que del total de los escolares evaluados, un 10% tiene un CPO-D / ceo-d en "0", indicando esto que se encuentran bucalmente sanos y la relación al sexo en este caso es equitativa.
Con respecto al CPO-D / ceo-d de 1-3, indica que un 34% del total (1 a 3 piezas dentales) que han sido afectadas por la caries, el 40% del total de varones se ven afectados; mientras que 30% del total de hembras.
Con respecto al CPO-D / ceo-d de 4-6, indica que un 34% del total presentan de (4 a 6 piezas dentales afectadas), observándose en un 47% del total de y un 15% del total de varones.
Con respecto al CPO-D / ceo-d de (7 y más piezas afectadas por la caries), observándose que tan solo representó un 22% del total y su relación entre el sexo, es más alto en los varones con un 35%, mientras que las hembras fue el 13%.
En resumen, podemos decir que el índice de CPO-D / ceo-d en la muestra esta ubicado en 1 – 6 piezas afectadas por la caries y que en la relación entre los sexos, las hembras son las que se ven más afectadas por la caries que los varones.
TABLA 10: Indices de CPO-D / ceo-d, según la edad

Fuente: Elaboración propia.

Del total de escolares que presentaron un CPO-D / ceo-d 0 (dientes sanos), nos encontramos que el 60% esta representado por escolares de 10 a 12 años, el 40% representado por niños de 7 a 9 años, los casos agrupados de 13 años y más no hubo representación.

Del total de escolares que presentaron un CPO-D / ceo-d de 1-3, se observa que el 59% esta representado por niños de 10 a 12 años, seguido por un 35% correspondiente a niños de 7 a 9 años.

Del total de escolares que presentaron un CPO-D / ceo-d de 4-6, se observó que un 76% corresponde a niños entre 10 a 12 años y un 23% a escolares de 7 a 9 años.

Con referencia al CPO-D / ceo-d de 7 y más, apreciamos que el 64% corresponde a los niños de 10 a 12 años y un 27% a los niños entre los 7 a 9 años. Es de observar que el grupo correspondiente de 10 a 12 años es el grupo critico entre la muestra seleccionada; aunque el grupo de 13 años y mas, a pesar de tener poca representación, presenta un índice alto de afección dental, concluyendo que las edades de 10 a 14 años son los rangos a las cuales debemos tratar y educar, mientras que los menores de 10 años debemos educar y prevenir.
TABLA 11: Indice de Higiene oral en el grupo escolar

Fuente: Elaboración propia.

Al realizar la interpretación de esta tabla, utilizaremos el criterio de Greene y Vermillion (1.964), el cual define que un Indice de Higiene Oral de 0 –1,2 representa una higiene bucal buena, de 1,3 a 3,0 una higiene bucal moderada y de 3,1 a 6,0 una higiene bucal mala. En resumen, del total de casos evaluados el 90% presentó un buen control de la higiene, presentando escasa o nula la presencia de la materia alba, siguiendo un 6% del total los que tienen un control moderado y el 4% no controla de manera adecuada la placa bacteriana.
Podemos concluir que la mayoría tiene un buen hábito de higiene bucal, ya que son capaces de controlar y remover depósitos alimenticios.
TABLA 12: Indice de Higiene oral, según el sexo

Fuente: Elaboración propia.

En los niños evaluados resultó que un 62% de las hembras tienen un mejor control de la placa bacteriana que los varones que poseen un buen control están representado solo por un 38%.
En la higiene oral moderada resulto que los varones existen un mayor índice con un 67%, de no controlar adecuadamente la placa bacteriana, mientras que las hembras al parecer por el 33% controlan de manera moderada mejor la presencia de la placa bacteriana, verificando así nuestra interpretación anterior.
En el caso del control de la placa bacteriana deficiente o mala higiene bucal, resultaron un 50% tanto para varones como para las hembras.
En conclusión, vemos que en la muestra hay una buena técnica de control de la placa dental, siendo mejor en las hembras que en los varones.
TABLA 13: Indice de Higiene oral, según la edad

Fuente: Elaboración propia.

Observamos que en aquellos escolares cuyo índice de higiene oral adecuado, hay un 67% en las edades de 10 a 12 años, siguiendo un 31% en niños de 7 a 9 años y un 2% en escolares de 13 años. Con respecto al escaso número de escolares con un control de placa moderado y malo, vemos que están ubicados en las edades de 10 a 13 años.
En conclusión, observamos que los escolares de 10 a 12 años tienen un buen a moderado el control la placa bacteriana, basado esto a un control psicomotor adecuado para aplicar las técnicas de cepillado enseñados por los profesionales o por la destreza desarrollada con el tiempo. Los escolares de 7 a 9 años manejan las técnicas de control de higiene oral. Pero quizás les cuesta un poco más por esa debilidad en el control psicomotor antes mencionado.
TABLA 14: Incidencia de Protozoarios en cavidad bucal

Fuente: Elaboración propia.

Del total de las muestras procesadas, el 96% de los escolares no presentaron parásitos a nivel de la materia alba. Solo un 4% de la muestra resulto positivo a la presencia de parásitos (Entamoeba gingivalis). Los casos que resultaron positivos a este estudio, fueron un varón de 13 con un índice de CPO-D de 8, mientras que el otro caso estuvo representado por una hembra de 12 años, cuyo CPO-D es de 5. El Trichomonas tenax, el otro parásito buscado en este estudio bucal, no fue encontrado.
TABLA 15: Conocimiento general acerca de la higiene bucal según la encuesta.
Pregunta N° 1: ¿Te cepillas todos los días?

Fuente: Elaboración propia.

De todos los escolares encuestados, los 50 niños respondieron cepillarse los dientes por lo menos 1 vez al día, lo que viene a representar el total de la muestra. Esto indica que por lo menos tienen ellos el hábito del cepillado dental. No se sabe si este cepillado lo realizan 3 veces al día, siendo esto lo indicado, pero por lo menos conocemos que en algún momento se limpian los dientes.

TABLA 16: Conocimiento general acerca de la higiene bucal según la encuesta.
Pregunta N° 2: Frecuencia del cepillado bucal

Fuente: Elaboración propia.

El 64% de los encuestados respondió de manera negativa ante la pregunta planteada, lo que podemos presumir que los niños en su mayoría realizan dos cepillados diarios, al levantarse y al acostarse. El 36% de los niños que tuvieron su respuesta afirmativa, tienen sus hábitos de cepillado diurno y nocturnos, además de los cepillados después de cada comida. Es importante hacer hincapié en una buena técnica e higiene bucal, eliminando así la placa bacteriana dental y el índice de caries en el escolar.
TABLA 17: Conocimiento general acerca de la higiene bucal según la encuesta.
Pregunta N° 3: Frecuencia de visitas al Odontólogo.

Fuente: Elaboración propia.

Del total de encuestados, el 72% reportó asistir al Odontólogo 1 vez al año, un 24% reportó hacerlo 2 veces al año que sería la conducta más adecuada y un 4% reportó asistir más de 2 veces al año. El mayor porcentaje lo representa un 72% que asisten por lo menos una vez, pero no conocemos el verdadero motivo y causa por el cual asiste, si es por tratamiento y control o solo por emergencia.
TABLA 18: Conocimiento general acerca de la higiene bucal según la encuesta.
Pregunta N° 4: Cambio del cepillo dental

Fuente: Elaboración propia.

El cambio del cepillo dental debe realizarse por lo menos 2 veces al año. De total de los casos encuestados, un 32% tan solo lo cambian una sola vez al año, mientras que un 36% manifestó cambiarlo por lo menos 2 veces al año. Un 32% de los casos manifestó que nunca lo hacen. Es importante adiestrar al escolar de la importancia de las herramientas que podemos disponer en salud bucal, ya que el cepillo dental defectuoso, no elimina la placa bacteriana de manera adecuada y esto conlleva a la presencia de caries y enfermedades gingivales.

TABLA 19: Conocimiento general acerca de la higiene bucal según la encuesta.
Pregunta N° 5: Cepillado diario después de cada comida.

Fuente: Elaboración propia.

El 80% de los niños encuestados respondió de manera afirmativa que cepillan sus dientes después de cada comida, mientras que un 20% respondió de manera negativa.
Acá nos enfrentamos a una contradicción, ya que en la Tabla N° 17, pregunta N° 2, el 62% de los escolares refieren no cepillarse 3 veces al día. Concluyendo que estos tan solo tienen el conocimiento mas no lo practican a diario.

Discusión

Esta discusión contempla la relación entre la enfermedad dental (caries, material alba. placa bacteriana) con respecto a la parasitosis bucal como un índice de mala higiene bucal.

  • En el presente estudio se encontró que del total de niños encuestados comentaban cepillarse los dientes todos los días, indicando esto que por lo menos, tienen la conducta de cepillarse. El 50%, realizan 2 cepillados diarios, presumiéndose que sean el nocturno y el diurno, un 14% lo realiza una vez al día, siendo probablemente este el cepillado matutino solamente, el 36% realiza su cepillado después de cada comida y al acostarse. El 72% visita al Odontólogo una vez al año, sin poder identificar el motivo por el cual asiste a dicha consulta; el 24% de estos acuden 2 veces al año. El 23% nunca cambia el cepillo dental, debiéndose esto a diversos factores como: factor económico o factor educacional. Un 20% de los encuestados afirma no cepillarse después de cada comida, en este sentido hay una gran controversia entre lo que es el concepto de cepillarse todos los días y él cepillarse en forma adecuada. Esta misma interrogante la tuvo Gómez en 1.985, al realizar su estudio sobre Prevalencia de caries en niños escolares (9). La información que suministra la encuesta no se aleja de la realidad de los otros escolares a nivel urbano, presumiblemente, si se realizase un estudio más a fondo sobre estos tópicos descubriremos que hay muy buena información dentro de las instituciones escolares, pero no bien orientadas.
  • La importancia de las medidas preventivas se resalta al comparar los porcentajes de la caries en la población estudiada, el cual arrojó un 95% de escolares que tienen o han padecido de caries dental por debajo de los resultados del estudio nacional de morbilidad en cavidad bucal, elaborado por Fundacredesa (24), siendo para este grupo el 99,1%. Este hecho parece confirmarse al analizar los componentes del CPO-D, el cual para estos escolares mostro un rubro de dientes cariados de 60% para las hembras y un 40% para los varones, con un total de 66% de dientes cariados para todos los niños. En la actualidad, es aceptado que la caries dental es una enfermedad cuya causalidad intervienen múltiples variables; es una enfermedad dental infectocontagiosa caracterizada por desmineralizar y destruir tejido dentario, ocasionados por los ácidos orgánicos. El promedio de caries es generalmente separados por la edad y sexo, ya que los dos factores son importantes en la interpretación correcta de los datos, siendo en nuestro trabajo acorde con lo esperado. Muchos autores establecen que las hembras en promedio, presentan una erupción dental precoz en relación con los varones, en consecuencia, es de esperarse un índice de caries mayor para ellas que para ellos (3,11,12,15,20); tal como se demostró en nuestro estudio.
  • Las edades de 10 a 12 años, hay 64% igual o por encima a las cifras dadas por Fundacredesa con respecto a las caries dental y a la edad, siguiendo las edades de 7 a 9 años con un 27% y a los 13 años y más con un 9%, en ese caso observamos que la relación de la edad y el incremento de la caries se cumple, coincidiendo con LEON en 1.996, el cual establece que el incremento de caries va acorde con la edad, sustentado esto por lo estudios de Fundacredesa en el año 1.987. Tello en el año 2.000, asevera que el ataque de la caries dental medido a través del CPO-D, desde la aparición de los molares permanentes a los 6 años, la enfermedad afecta un diente nuevo por año, relacionado esto a nuestro estudio en donde hay un índice alto de dientes permanentes cariados en los escolares de 6 a 12 años en una manera significativa. El ceo para los niños menores de poseen un índice menor de caries con respecto al otro grupo.
  • Los niveles de atención dental con referencia a los dientes obturados, reflejó en nuestro estudio que el 61% están ubicados en los niños de 10 a 12 años, observándose que el mayor porcentaje esta en las hembras con un 71% con respecto a los varones 29%, lo cual indica la falta de atención dental en la población y por consiguiente es necesario evaluar los programas ya implementados en atención y educación para la salud bucal (23). Mijares en el año 1.990, realizó un estudio sobre la magnitud del problema odontológico nacional, concluyendo que más del 90% de los niños evaluados en su investigación presentan in índice mayor de Daños presente que de tratamiento aplicado, sucediendo lo mismo en este trabajo de campo, ya que del total de piezas afectadas por caries, el 83% no ha sido sometido a tratamiento, siendo tan solo el 17% del total, los que han recibido el tratamiento dental oportuno. En número de piezas dentales sin historia natural de caries, es inversamente proporcional al índice de CPO-D según Brenes, 1.986. El número de piezas dentales no presentes son considerados aquellas que no han erupcionado, ausencia congénita, pérdida de las mismas por causa no cariogénica. En nuestro estudio, concordamos totalmente con respecto al enunciado de Brenes, a cerca de la relación de dientes sanos y dientes afectados, por cada 5 dientes sanos habrá 1 diente cariado, pudiendo este índice incrementarse con la edad (24).
  • El índice de Higiene oral (6,24), se cataloga de nivel bueno para el 90% de la muestra estudiada, un 67% para los escolares de 10 a 12 años, un 62% para las hembras y un 38% para los varones de 10 a 12 años. En este estudio determinamos que no hay correlación entre el índice de Higiene oral con respecto al CPO-D/ ceo-d (3), viéndose que hay un mayor manejo del control de la placa con respecto a la presencia de caries en el grupo de estudio, así determinando que el origen de la caries en los escolares no esta basado placa bacteriana, sino en otros factores predisponentes (11).
  • Con respecto a la parasitosis bucal, luego de procesadas las muestras, en nuestra investigación, en los 50 escolares con o sin caries dental y materia alba, no se aisló Trichomonas tenax en ninguno de estos. La Entamoeba gingivalis fue el único parásito, reportándose tan solo 2 casos en ambos sexos y en edades comprendidas de 11 y 12 años, siendo el CPO-D promedio para ellos de 5 a 8 piezas dentales afectadas por caries. Comparando nuestros resultados con el trabajo elaborado por Pardi en el año 2.002, la presencia de cálculo dental y enfermedad periodontal es característica en adultos y no en niños. La Entamoeba gingivalis por su característica de estar alojada al borde de las encías, es más probable ubicarle sin problema en medios de cultivos específicos y no en examen al fresco, el cual fue método usado para su ubicación (7).

Conclusiones

• Existe en el grupo escolar información sobre Higiene bucal, pero quizás no sea la mas orientada, ya que hay muchas fallas con respecto a las técnicas de cepillado, visitas al Odontólogo y control de la placa bacteriana. Sabemos por antelación que esta no es una responsabilidad directa de las escuelas, ya que es de suponerse, que en cada uno de los hogares debe existir una base sólida educacional. La ausencia de un programa educativo con referencia a la Salud bucal en la institución es notoria (2,15,16,19).
• Los escolares no poseen conocimientos actuales con respecto a las técnicas y usos de medidas preventivas (cambio de cepillo dental, enjuagatorios fluorados, hilo dental, cepillos dentales eléctricos), solo saben que deben cepillarse, aunque no están muy orientados con respecto a los horarios, número de veces y la evaluación del cepillo dental.
• Las visitas al Odontólogo se realizan una vez al año; no conocemos la causa por la cual ellos acuden, pudiendo presumir que la mayoría de estos escolares acuden por emergencias, estando las consultas de control y de tratamiento ausentes de las prioridades no para ellos, sino para sus padres, los cuales son los responsables de llevarlos.
• El 95% de los escolares presentan o han padecido de caries dental.
• La relación de dientes sanos con respecto a dientes afectados es de 5:1.
• El incremento de caries va relacionado con la edad.
• Los escolares de 10 a 12 años son el grupo etario más afectado y por lo tanto el más susceptible.
• La relación entre el sexo es determinante; las hembras presentan un mayor índice caries y dientes obturados que los varones.
• La relación del Daño presente y el tratamiento aplicado, no es equitativa, ya que hay un índice mayor en Daño presente que tratamientos aplicados.
• El Indice de higiene oral es excelente, tan solo reportándose un escaso número de casos de higiene deficiente.
• El Indice de Higiene oral es mejor para las hembras que para los varones.
• El Indice de Higiene oral es bueno para un 90% de la muestra, el mayor número de casos están para las hembras de 10 a 12 años.
• No existe una relación clara entre el Indice de higiene oral y el CPO-D /ceo-d en la muestra estudiada.
• Existe controversia con relación al alto índice de caries de las hembras y la higiene oral.
• No se reportó Trichomonas tenax, indicando que este parásito no se presenta en niños sino en adultos, como lo aclara la literatura.
• Solo 2 casos de Entamoeba gingivalis, parásito bucal, más común en los niños que en los adultos.
• No hay relación entre la condición bucal y el número de parásitos presente en cavidad bucal.
• El estudio de parásitos en cavidad fue deficiente por la ausencia de los medios de cultivos específicos para estos. El examen directo al fresco, no es el método más adecuado

Recomendaciones

• Es necesario que el MSDS y el Ministerio de Educación Cultura y Deporte; unan esfuerzos, para implementar en conjunto, políticas de salud bucal en el ámbito de las instituciones, fomentando la educación continua e información adecuada, acerca de la higiene. Es importante mantener esta conducta con el objetivo de evitar que el índice de caries siga en ascenso (8).
• La educación a los padres y representantes, así como a los educadores a cerca de la salud bucal (16).
• Es importante prevenir la enfermedad, basados en el consumo de agua y sal fluorada, la buena alimentación, control periódico con los especialistas.
• Implementar de manera obligatoria y continua el programa de enjuague fluorado en las escuelas.
• En los diferentes centros de salud, donde las actividades se basan mas en la sanación y quizas mutilación curar, sería fundamentar que el equipo de salud adopte un enfoque educativo a los diferentes usuarios que van a los servicios (18).
• Supervisar y evaluar el desempeño de los centros de salud, con respecto a la dotación de equipos y tecnologías, recursos materiales y recursos humanos. (19)
• Cambiar el enfoque mutilante de la mayoría de los profesionales hacia una Odontología conservadora.
• Promoción de la salud a los grupos más susceptibles.

Referencias Bibliográfícas

1. Arellano, L; Fleitas, A; Dávila, M. "Prevalencia de fluorosis dental en áreas fluoradas y no fluoradas de la Ciudad de Mérida". Acta Odontol. Venez; 36 (3);35-40. 1.998.

2. Belloso, N; Hernández, N. " Efectividad de los Programas de educación para la salud en edad escolar". Acta Odontol. Venez; 50 (1): 42-7, 1.999.

3. Brenes, W; Sosa, D. " Epidemiológica bucal y accesibilidad a los servicios odontológicos de un grupo de adolescentes. (En línea). Disponible: http://www.binasss.sa.cr. 1.986. Recuperado: 11/04/2.003.

4. Canales, F; Alvarado, E. "Metodología de la investigación". OPS. México. 1.986.

5. Caricote; N. " La investigación como proceso de la enseñanza de la Epidemiología en la Facultad de Odontología de la UCV. Acta odontol. Venez; 35 (2) : 64-71. 1.997.

6. Carranza, F. " Periodontología clínica de Glickman". 4° edición. Editorial Interamericana. México. 1.986.

7. Craig; Faust. "Parasitología clínica" Editorial Salvat, S.A. Barcelona – España. 1.976

8. García, I. " Una experiencia como propuesta de capacitación para los equipos locales de Salud del MSAS. Acta odontol. Venez; 37 (1) : 73-93, 1.999.

9. Gómez, E. " Prevalencia de caries en niños escolarizados". Venezuela odontol; 50 (2-3): 29-31. 1.985.

10. Keith, T; Luean, A. "Nutrición". Mc Graw Hill. 1.983. México.

11. León, G. "Prevención de caries en niños" Cátedra de Odontología Pediátrica. UCV. Editorial Disilimed, C.A. Caracas. Venezuela. 1.996.

12. Machado, R: Morett, H. "Diagnóstico de salud bucal, en la población estudiantil de la escuela Bolivariana Manuel Weffer de Romero. Falcón – Venezuela" Venezuela Odontológica; 57 (3):15-7, 1.996.

13. Mc Laren, D. Meguid, M. " La nutrición y su estructura". El Manual moderno, SA. 2da. Edición. México. 1.993

14. Mijares, A. " La Magnitud del Problema odontológico Nacional". Venezuela Odontológica; 55 (2):25-7, 1.990.

15. Morón, A; Zambrano, O. "Prevalencia de caries dental en escolares del Municipio Maracaibo". Acta Odontol. Venez; 36 (3): 28-34, 1.998.

16. Ortiz, A. " Condiciones de vida y de salud bucal de los escolarizados y su familia". Acta Odontolo. Venez; 38 (1): 18-36, 2.000.

17. Pardi, E; Perrone, M " Incidencia de Trichomonas tenax en pacientes con P.M.C". (En línea). Disponible: http://www.acta_odontologica.com. 2.000. Recuperado 27/03/2.003.

18. Peña, J. " El control y vigilancia del ejercicio de las profesiones sanitarias". Acta odontol. Venez; 22(3): 257-68, 1.984.

19. Rauseo, M. " Atención Primaria en salud bucal en Venezuela". MSAS. Venezuela. Congreso de Salud pública. 1.981.

20. Rivera, L; Acevedo, A. " Estudio basal de prevalencia de caries y fluorosis dental en niños escolarizados". Maracaibo. OPS. 1.998.

21. Romero, H; Rojas, P. "Manual de infecciones parasitarias". Disinlimed, C.A. Venezuela. 1.987.

22. Salinas, A; Villareal, E. " La investigación en ciencias de la salud". 2° edición. Mc Graw-Hill. Interamericana. México. 2.001.

23. Tello, T; Hernández, J. " Epidemiología oral de tejidos duros y blandos en escolares". (En línea). Disponible: http://www.uadymx.com. 2.000. Recuperado: 11/04/2003.

24. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Odontología. Departamento de Odontología Preventiva y Social. Cátedra de Salud Colectiva II. Unidad I. Octubre, 2.002