COMO PRIMERA OPCIÓN SE REMODELÓ LA DENTADURA SUPERIOR PARA HACERLE UN ALIVIO EN LA ZONA DEL TORUS. DURANTE UN LEVE TIEMPO LA REMODELACIÓN DE LA DENTADURA SOLUCIONÓ EL PROBLEMA PERO PASADO ESTE TIEMPO EL TORUS SIGUIÓ CRECIENDO Y HACIA CADA VEZ MÁS DIFÍCIL, POR NO DECIR IMPOSIBLE, LA COLOCACIÓN DE LA PRÓTESIS.

 

Autor:

Dr.- Luis Borrega Recio
Odontólogo UAX
Director Médico Clínica UNIDENTAL Calle Alcalá
Diploma Universitario Curso Implantología Clínica U.C.M.

Introducción

Paciente de 68 años, portador de prótesis removible esquelética superior. Después de 3 meses de llevarla en boca y de estar completamente adaptado ella refiere dolor a nivel del 2.6, 2.7.
Tras una exploración se observa que en el tiempo que lleva la prótesis en esa zona ha desarrollado un torus maxilar de grandes dimensiones (Fig 1 y Fig 2).


Figura 1 - Imagen del torus

 


Figura 2 - Imagen del torus más clara

 

Decisiones en la actuación y fundamentos de la técnica

Como primera opción se remodeló la dentadura superior para hacerle un alivio en la zona del torus. Durante un leve tiempo la remodelación de la dentadura solucionó el problema pero pasado este tiempo el torus siguió creciendo y hacia cada vez más difícil, por no decir imposible, la colocación de la prótesis.

La segunda opción y al final fue la definitiva, se basaba en la extirpación del torus con pieza recta y fresa especial de hueso, a baja velocidad e irrigación. Este tipo de técnica está muy extendida y muy comprobada, tal vez de existir alguna discrepancia entre autores sería en la utilización de pieza recta o de turbina. Para ciertos autores la turbina al ser de gran velocidad es más difícil de controlar y la expulsión de aire y agua a presión podía producir un enfisema, por eso lo de usar la pieza recta.

Planificación

Estudio de la historia clínica
Premedicación Antibiótica
Adiestramiento del ayudante
Preparación de la mesa quirurgica
Realización de la cirugía
Exseresis del torus
Reposición del colgajo y sutura
Medicación post-operatoria
Revisión a los 8 días

Técnica quirúrgica

Anestesia de la zona, con 2 carpules de articaina debería ser suficiente para realizar el trabajo correctamente.

Incisión a espesor total y despegamiento de la zona con periostotomo, hasta acceder totalmente al torus (Fig 3).

 


Figura 3 - Torus oseo, depués del despegamiento

 

Limado del torus con la pieza recta hasta llegar casi a exponer la membrana del seno, en esta zona hay que tener cuidado de no romper la membrana ni de producir ningún desgarro en el colgajo para lo cual es muy importante el adiestramiento de la ayudante. (Fig 4)

 


Figura 4 - Torus ya limado, véase la transparencia de la membrana sinusal

 

Una vez que ya hemos limado el torus, revisamos si el despegamiento de la encía nos da suficiente juego como para realizar la sutura tapando por completo la exposición de hueso. Utilizamos una sutura trenzada de 4 ceros no reabsorbible (Fig 5).

 


Figura 5 - Nuevamente otra visión del resultado

 

Medicación y consejos posteriores

Se indican antiinflamatorios
Terminación del ciclo de antibióticos
Reposo moderado
No colocación de la prótesis
Aplicación de Clorhexidina 0,2 gel en la herida
Enjugues
Revisión a los 8 día en clinica para la retirada de los puntos.

Consideraciones y conclusiones

La extirpación de un torus o de una prominencia osea requiere una intervención invasiva por lo cual tanto el operador como el ayudante deben de tener la adiestración suficiente para realizarlo con medias de seguridad. Las complicaciones más frecuentes como en todo acto quirurgico son la infección post-operatoria, la rotura de membrana del seno y la rotura del colgajo.

A los 8 días el paciente ya refiere gran comodidad con su prótesis y ausencia casi total de dolor post-operatorio.

Fotografías de un paciente varón, realizadas en Madrid el día 25 de Septiembre de 2009.