En la mayoría de las consultas, se percibe una gran desilusión de los pacientes por tratamientos anteriores que si bien devuelven la función no necesariamente hacen lo mismo con la estética de nuestra sonrisa.

 

Es clara la demanda desde el primer momento de la consulta, cuando el paciente manifiesta que desea ser portador de una sonrisa impecable como la que suelen lucir los personajes famosos de la televisión con los que llegan a identificarse.

Si bien, no todas las bocas aceptan; generalmente por falta de piezas, una rehabilitación fija (con coronas y puentes) en porcelana, se puede recurrir a otros métodos que combinan partes fijas con removibles unidas entre si de forma tal que dicha unión quede disimulada.

Esta unión está dada por pequeños aditamentos que se dividen en dos porciones, una suelda a un extremo de la corona o funda y la otra se incluye en el aparato removible; ellas cumplen una función similar a la de los ganchos de presión utilizados en la ropa logrando como resultado de su aplicación una unión firme entre ambas partes, sin desplazamientos y totalmente imperceptible.

Desde luego, es necesario un tratamiento que ronda entre el mes y medio, dos meses de concurrir al consultorio debido a las distintas pruebas que demanda la confección de una rehabilitación de este tipo, pero sin ningún tipo de trastorno funcional ni estético durante este lapso y de más está decirlo sin ningún tipo de dolor.

Con estas nuevas opciones de tratamiento logramos conseguir una sonrisa sana, segura, natural y con un confort total para el paciente quien logra imitar la sonrisa de sus ídolos